El Movimiento 5 Estrellas cierra la campaña electoral asumiendo su victoria ante el temor de sus rivales

Luigi Di Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas
REUTERS / CIRO DE LUCA
Publicado 03/03/2018 7:00:50CET

ROMA, 3 Mar. (Reuters/EP) -

El partido italiano Movimiento 5 Estrellas (M5S) se ha mostrado seguro de su victoria en los comicios del próximo domingo durante la celebración del acto final de su campaña gracias a la primera posición que le garantizan las encuestas, al tiempo que sus rivales comienzan a mostrar su preocupación por el aumento de popularidad del movimiento antisistema fundado por Beppe Grillo.

Las encuestas predicen una victoria por parte del Movimiento 5 Estrellas, pero sin mayoría, por lo que la alianza de partidos conservadores que ha propuesto el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi se convertirá en el bloque más grande, mientras que el grupo antisistema será el partido con más escaños en solitario.

El Partido Democrático, de centro izquierda, ha fallado en su tentativa de sacar provecho de la mejora económica que se ha producido en los últimos dos años en el país tras una de las peores recesiones económicas de Italia desde la Segunda Guerra Mundial. La coalición que lidera el PD, por tanto, quedaría en tercer lugar de acuerdo con las encuestas.

"Estamos a tan sólo un paso de la victoria", ha asegurado este viernes el líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio durante el mítin de clausura celebrado en la Piazza del Popolo de Roma. A pesar de que hace dos semanas que no se pueden publicar encuestas independientes, los partidos han estado llevando a cabo sus propios estudios.

Di Maio ha garantizado ante sus seguidores que, de acuerdo con una de dichas encuestas, el partido que encabeza podría formar una mayoría parlamentaria. Una posibilidad que la mayoría de los sondeos otorgan sólo a los partidos de centro-derecha.

Los líderes conservadores, por su parte, mostraron de manera accidental su temor ante la probable victoria del M5S en las regiones del sur, lo que entorpecería sus posibilidades de obtener el mayor número de escaños en el Parlamento italiano.

"Están haciéndolo muy, muy bien", admitió Giorgia Meloni, líder de los Hermanos de Italia. Dichas declaraciones formaban parte de una conversación privada con sus aliados de partido que fue captada por un micrófono abierto en un acto público.

Raffaele Fitto, presidente de la pequeña formación "Estamos con Italia", añadió que los apoyos del PD en el sur del país se estaban "colapsando". "Oh, Dios", concluyó en ese momento el líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, tras lo cual añadió que esperaba que el porcentaje de votos para el PD se mantuviera por encima del 20 por ciento, con el objetivo de mantener a raya al M5S.

En el acto final de campaña de los antisistema, Beppe Grillo, que fundó el partido en 2009 como protesta contra la clase política, ha reconocido que la nueva postura adoptada bajo el liderazgo de Di Maio, mucho más moderada, es el camino a seguir, aunque ha pedido a los presentes que recuerden las raíces del movimiento.

"Incluso si conseguimos llegar allí y hacer cosas maravillosas, tenemos que recordar siempre que en nuestros corazones, lo que nos movió, fueron los grandes discursos y la lucha", ha afirmado.

LA AMENAZA POPULISTA

Los líderes de los principales partidos ya han descartado la posibilidad de alcanzar acuerdos de coalición tras las elecciones con sus rivales. A pesar de que Italia cuenta con una larga tradición política de encontrar la salida a situaciones de estancamiento parlamentario, los mercados financieros se encuentran en situación de alerta ante el prospecto de los resultados electorales.

El actual primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, uno de los grandes pesos dentro del PD, ha advertido este viernes de que la recuperación económica del país podría verse gravemente afectada por el subida al poder de los "populistas".

El líder del PD y antiguo primer ministro, Matteo Renzi, declaró en una entrevista con la cadena de televisión RAI que "prefería estar en la oposición a aliarse con extremistas".

El acto de cierre de campaña en Florencia, Renzi ha afirmado ante sus seguidores: "si queréis votar por miedo o rabia, no nos votéis a nosotros".