El Movimiento 5 Estrellas rechaza una coalición con el partido de Berlusconi

Luigi Di Maio
REUTERS / MAX ROSSI - Archivo
Publicado 03/04/2018 20:34:39CET

ROMA, 3 Abr. (Reuters/EP) -

El candidato a primer ministro del principal partido italiano, el Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio, ha descartado este martes participar en una coalición en la que esté Forza Italia, el partido del ex primer ministro Silvio Berlusconi. Este miércoles comienzan las consultas formales para la formación de un nuevo ejecutivo tras los comicios del pasado 4 de marzo.

Di Maio ha rechazado esta opción en una entrevista con la televisión La7 TV aún no emitida. En la misma, ha expresado la disposición de su partido a dialogar con el Partido Democrático de centro-izquierda, aunque sin hablar con su ex secretario general, Matteo Renzi, y a dialogar con la ultraderechista Liga, pero no con el partido de Berlusconi, según han revelado fuentes del Movimiento 5 Estrellas.

"Vamos a proponer un contrato de gobierno como el que tienen los alemanes y lo que se escribe, se hace y lo que no está escrito, no se hace", ha afirmado Di Maio este martes en un encuentro con diputados de la formación antisistema.

Esta postura dispara la tensión entre la Liga de Matteo Salvini y Forza Italia, socios en una coalición electoral de centro derecha que se ha convertido en la principal fuerza política parlamentaria tras la votación.

"La coalición que ganó más votos es la de centro-derecha y este es nuestro punto de partida", ha argumentado por su parte Salvini a través de un mensaje en Facebook. "Vamos a dialogar con 5 Estrellas, pero rechazamos vetos y órdenes", ha argumentado.

Las declaraciones de Di Maio también suponen un problema para el PD, que sopesa sumarse al Movimiento 5 Estrellas, pese a que fue una de las decisiones tomadas por Renzi antes de abandonar su cargo. "La propuesta del líder del 5 Estrellas es inaceptable", ha apuntado el portavoz del PD en el Senado, Andrea Marcucci, a través de Twitter.

El Movimiento 5 Estrellas (M5S) se impuso en las elecciones del pasado 4 de marzo como primera fuerza política, con un 32,7 por ciento de los votos, aunque la coalición de centro-derecha de la Liga de Matteo Salvini y de Forza Italia del ex primer ministro Silvio Berlusconi logró un 37 por ciento de apoyo. Ninguna fuerza cuenta con los escaños suficientes para gobernar en solitario.