MSF acusa a la UE de impedir la llegada de eritreos a sabiendas del peligro que corren

Varias mujeres eritreas en el puerto de Catania tras ser rescatadas por MSF.
ALVA WHITE
Publicado 27/02/2017 20:41:06CET

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El aumento de la inseguridad y la violencia en Eritrea ha provocado que miles de eritreos se jueguen la vida en un intento por llegar a Europa, según ha señalado la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), que ha denunciado que las autoridades europeas obstaculizan su llegada a pesar de que reconocen el riesgo que supone para ellos permanecer en su país de origen.

"El 90 por ciento de los eritreos que logran llegar a Europa por tierra y mar tienen el asilo asegurado. Los gobiernos europeos reconocen sus demandas como genuinas pero a pesar de ello están haciendo todo lo que pueden para impedir a los eritreos y otros solicitantes de asilo llegar a las costas de la Unión Europea", ha señalado el director de MSF en Países Bajos, Arjan Hehenkamp.

En el informe 'Morir de camino a Europea', la organización ha indicado que los desertores eritreos corren el peligro de ser encarcelados, detenidos, torturados e incluso asesinados. Según MSF, las políticas de inmigración restrictivas están teniendo un impacto devastador en las personas que abandonan su lugar de origen para buscar refugio en Europa.

Los miembros de MSF que trabajan en la región han advertido de la desesperación de los desplazados eritreos y han sido testigos de las consecuencias médicas y humanitarias de las políticas antiinmigración.

Muchos eritreos se trasladan a Sudán, donde se enfrentan a la falta de seguridad y necesitan ayuda humanitaria para poder sobrevivir. En 2015, 39.162 eritreos cruzaron el Mediterráneo para llegar a Italia, 19.000 más que en 2016, cuando 20.718 fueron rescatados.

La organización ha aseverado que en lugar de establecer vías legales y seguras para aquellos que buscan protección internacional, la Unión Europea ha incrementado la colaboración con Eritrea, Libia, Sudán y Etiopía para impedir que los eritreos abandonen estos países para llegar a Europa.

Las autoridades europeas tratan de cortar de raíz la migración a través del fortalecimiento de las medidas fronterizas y las detenciones en los países de origen, lo que deja a los refugiados sin otra opción más que la de pagar a redes de traficantes para poder atravesar los puestos de control fronterizos y salir de las prisiones, según MSF.

Las mujeres eritreas que intentan llegar a Europa sufren en su mayoría algún tipo de violencia. "Es vital que los estados miembros de la Unión Europea, así como otros gobiernos, ofrezcan protección a los eritreos y a todas aquellas personas que estén huyendo de la persecución", ha aseverado Hehenkamp.

"Los esfuerzos para gestionar la migración no deberían incluir la externalización del control de fronteras. Las personas que buscan protección no deben ser abandonadas en lugares inseguros sin más opción que la de arriesgar su vida en un peligroso viaje. La contención no es la respuesta, las políticas de migración nunca deberían dejar atrapadas a las personas en zonas de riesgo o conducirlas hacia el peligro", ha afirmado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies