Muere un excoronel del Ejército de Malí que se unió a los yihadistas en una operación en el noreste del país

Publicado 15/02/2018 4:15:31CET

MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ejército de Malí ha anunciado este miércoles la muerte de un excoronel de las Fuerzas Armadas que se convirtió en persona de confianza de Iyad ag Ghali, quien actualmente lidera el grupo yihadista Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes.

En su comunicado, el Ejército ha indicado que la operación 'Barkhane' --encabezada por Francia-- ha llevado a cabo una operación en el sector de Tinzauatén (noreste), cerca de la frontera con Argelia, matando a "múltiples terroristas".

"Entre los criminales abatidos figura Malick Ag Wanasnat, un excoronel del Ejército maliense (...) que estaba aliado con Iyad ag Ghali", ha dicho, resaltando que desertó en 2006. "Participó en numerosos actos criminales", ha remachado.

A principios de enero, la coalición yihadista Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes reclamó la autoría de varios atentados perpetrados este mes de enero en Malí, según recogió SITE Intelligence Group, un organismo especializado en hacer seguimiento de los grupos terroristas.

El norte de Malí es una región convulsa con presencia de tropas francesas desde la revuelta tuareg de 2013, que rápidamente fue secuestrada por grupos yihadistas, lo que provocó la intervención militar de París en su antigua colonia. La inestabilidad se ha extendido en los últimos meses hacia la zona centro del país.

Diversos grupos armados han ejecutado en los últimos meses varios ataques en Malí, siendo uno de los más graves un atentado suicida ejecutado en enero de 2017 contra una base militar de Gao, en el que murieron al menos 77 soldados y miembros de milicias firmantes del acuerdo de paz.

Este mismo miércoles, diversas organizaciones no gubernamentales han hecho un llamamiento para recaudar 263 millones de dólares (alrededor de 211 millones de euros) para entregar ayuda humanitaria en el país africano, en el marco del Plan de Respuesta Humanitaria 2018.

"La situación humanitaria en Malí se ha deteriorado con la expansión de la inseguridad desde el norte hacia las regiones centrales", ha alertado el viceportavoz de la Secretaría General de Naciones Unidas, Farhan Haq.

"Cerca de 4,1 millones de personas necesitarán ayuda humanitaria en 2018, en comparación con los 3,8 millones de personas que la necesitaron en 2017", ha dicho, señalando que "la inseguridad alimentaria es de especial preocupación, con uno de cada cinco malienses haciendo frente a la misma durante este año".

Haq ha manifestado que "de estas personas, 795.000 personas necesitan ayuda inmediata", añadiendo que "el número de personas que sufre de malnutrición severa ha aumentado más de un diez por ciento desde el año pasado".