Muere un palestino que resultó herido por la respuesta militar israelí contra las protestas en Gaza

Palestinos evacuan a un herido por la acción de las fuerzas de Israel en Gaza
REUTERS / IBRAHEEM ABU MUSTAFA
Publicado 06/04/2018 9:00:10CET

GAZA, 6 Abr. (Reuters/EP) -

Un palestino que resultó herido hace días por la respuesta militar israelí contra las manifestaciones en la valla fronteriza que separa la Franja de Gaza del territorio israelí ha muerto este viernes, lo que eleva a 20 los palestinos muertos por las acciones de las Fuerzas de Defensa israelíes desde el 30 de marzo.

Cientos de palestinos han llegado ya a la zona fronteriza en Gaza este viernes, el día del rezo más importante para los musulmanes y en el que se prevé una mayor participación en las protestas en la frontera tras la jornada del 30 de marzo, que acabó con 16 palestinos muertos por la respuesta militar israelí.

Decenas de miles de palestinos comenzaron la semana pasada una protesta que se prolongará durante seis semanas con tiendas de campaña a lo largo de la valla de seguridad de la Franja de Gaza, un enclave costero palestino gobernado por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) y en el que viven dos millones de personas bajo un bloqueo impuesto por Israel.

Los manifestantes palestinos están presionando para reclamar el derecho al retorno de los refugiados y sus descendientes al territorio que ahora forma parte de Israel.

Grupos defensores de los Derechos Humanos han criticado la respuesta militar israelí a las manifestaciones de palestinos en la frontera y han denunciado que las Fuerzas de Defensa israelíes están utilizando munición real contra manifestantes desarmados que no suponen ninguna amenaza para la vida de los militares israelíes. El Gobierno de Israel sostiene que está haciendo lo necesario para defender su frontera e impedir que accedan a su territorio.

En el primer día de las manifestaciones de palestinos en la frontera de Gaza, el 30 de marzo, las tropas israelíes mataron a 16 palestinos y otro palestino fue abatido el martes, según responsables médicos palestinos. Este jueves murió un palestino de 33 años que fue alcanzado por fuego israelí hace días cerca de una de las zonas de acampada en torno a la valla fronteriza.

Las Fuerzas Armadas israelíes han dicho que, durante las manifestaciones, sus tropas han usado munición real solo contra personas que intentaban sabotear la valla fronteriza o que lanzaban piedras y quemaban neumáticos. Algunos de los muertos han sido identificados por los grupos palestinos como milicianos.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha pedido que se abra una investigación independiente para aclarar las muertes provocadas por disparos israelíes y ha reclamado a los implicados que eviten actos que puedan provocar más muertes.

Muchos de los palestinos que participaron en el inicio de las protestas han regresado a sus casas y a sus trabajos durante la semana, si bien los organizadores confían en que vuelva a haber grandes multitudes durante la protesta del viernes, que es el día del principal rezo de los musulmanes.

Hamás ha anunciado este jueves que pagará unos 3.000 dólares (2.450 euros) a las familias de cada uno de los manifestantes muertos en las protestas, 500 dólares a los palestinos heridos graves y 200 dólares a los que sufran heridas menores.

Los líderes israelíes sostienen que los pagos de las autoridades palestinas a las familias de los milicianos abatidos o encarcelados por Israel alientan los ataques contra los israelíes. Los palestinos homenajean a los muertos en el conflicto como mártires de las acciones de Israel.

En una visita que ha realizado esta semana a la frontera con la Franja de Gaza, el ministro israelí de Defensa, Avigdor Lieberman, advirtió a los manifestantes de que no deben seguir con la "provocación" y ha asegurado que cualquier persona que se acerque a la valla "están poniendo en riesgo" su vida.

Los manifestantes han estado almacenando neumáticos y han asegurado que los quemarán en la frontera y que utilizaran espejos y punteros láser para distraer la atención de los francotiradores destacados en la valla.

La serie de manifestaciones se prolongará hasta el 15 de mayo, cuando los palestinos recuerdan la llamada 'Naqba' o 'Catástrofe', la fecha en que empezó el éxodo de cientos de miles de palestinos por la violencia que llevó a la guerra en mayo de 1948 entre el recién creado estado de Israel y los países vecinos. El Gobierno israelí siempre ha rechazado reconocer el derecho de retorno de los refugiados palestinos, ante el temor que los judíos dejen de ser la mayoría de la población en el territorio israelí.

Las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos llevan suspendidas desde 2014. Los palestinos están contrariados por la decisión anunciada el 6 de diciembre por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel. Jerusalén Este fue tomada por Israel en la guerra de 1967 y los palestinos quieren que sea la capital de su futuro estado.