Mueren 15 personas en un ataque contra una iglesia en el centro de Nigeria

Publicado 24/04/2018 19:48:30CET

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

Al menos 15 personas han muerto este martes en un ataque perpetrado por supuestos pastores fulani contra una iglesia ubicada en la localidad nigeriana de Ayar-Mbalom, ubicada en el estado de Benue (centro).

El portavoz del Gobierno de Benue, Terver Akase, ha indicado que los atacantes han incendiado 50 viviendas tras atacar la Iglesia de San Ignacio, al tiempo que ha señalado que entre los muertos hay dos curas, según ha informado el diario local 'Premium Times'.

El presidente del país, Muhammadu Buhari, ha condenado el ataque, que ha tildado de "vil y satánico", antes de expresar sus "sinceras condolencias" a las autoridades y la población del estado.

"Este último ataque contra personas inocentes es especialmente despreciable. Violar un lugar de culto y matar a curas y fieles no es sólo vil, maligno y satánico, sino claramente calculado para incitar el conflicto religioso y arrastrar a nuestras comunidades a una sangría interminable", ha manifestado en su comunicado.

En el mismo, ha recalcado que "el país no se plegará a las maquinaciones de los malvados" y ha prometido que "los asaltantes serán perseguidos" y "pagarán por el sacrilegio que han cometido".

El presidente achacó en enero los últimos enfrentamientos por parte de pastores fulani --mayoritariamente musulmanes-- y agricultores cristianos a la disputa por la tierra al aumento de la población en el país.

"Cuando Nigeria logró la independencia, la población del país estaba estimada en 63 millones de personas. La población hoy es de cerca de 200 millones, mientras que la tierra ni ha aumentado ni aumentará", sostuvo.

El estado de Benue empezó a aplicar en noviembre la ley que prohíbe el pastoreo de ganado, argumentando que la medida tiene como objetivo poner fin a los enfrentamientos mortales entre pastores y agricultores.

El gobernador del estado, Samuel Ortom, indicó entonces que los constantes enfrentamientos entre pastores y agricultores se han saldado con cientos de muertos y con miles de millones de nairas nigerianas en pérdidas económicas.

Nigeria cuenta con amplios pastizales en el norte del país, si bien la desertificación y los ataques de la secta islamista Boko Haram han empujado a muchos pastores hacia el sur, entrando en conflicto con los agricultores de la zona.

Los pastores fulani, mayoritariamente musulmanes, y los agricultores, fundamentalmente cristianos, han protagonizado enfrentamientos durante décadas en torno a los territorios y los recursos, especialmente en el centro del país.