Los enfrentamientos entre policías y manifestantes en Rajine dejan al menos siete muertos

Actualizado 17/01/2018 14:38:02 CET

RANGÚN, 17 (Reuters/EP)

Al menos siete personas han muerto por los disparos que la Policía ha efectuado durante un enfrentamiento que se produjo a última hora del martes en la localidad de Mrauk-U, ubicada en el norte del estado birmano de Rajine, epicentro de la crisis con la minoría rohingya.

Unos 4.000 manifestantes rodearon un edificio gubernamental después de la ceremonia anual para conmemorar el desmoronamiento del reinado de los Arakan, hace más de dos siglos. El secretario del Gobierno de Rajine, Tin Maung Swe, ha contado que los manifestantes no pidieron autorización para protestar.

"El conflicto estalló cuando algunas personas intentaron quitar las armas a la Policía", ha dicho Swe. "La Policía suó balas de goma inicialmente pero la multitud no se iba. Finalmente los miembros de las fuerzas de seguridad tuvieron que disparar (con fuego real)", ha relatado.

De acuerdo con el portavoz gubernamental, siete manifestantes han muerto y otros doce han resultado heridos. Sin embargo, el diputado local Tun Thar Sein ha asegurado al periódico birmano 'The Irrawady' que el número de víctimas mortales asciende a nueve.

Además, Sein ha denunciado que algunos de los heridos graves han tenido que ser trasladados a hospitales de la capital de Rajine, Sittwe, que está a tres horas en coche de esta antigua ciudad plagada de templos budistas. "He visto que las víctimas presentaban al menos dos heridas de bala, principalmente en el abdomen y en las piernas", ha dicho.

La oficina de Naciones Unidas en Birmania ha instado a las autoridades a "investigar cualquier uso desproporcionado de la fuerza y otras acciones relacionadas con este incidente". "Llamamos a respetar el derecho a la reunión pacífica y la libertad de expresión", ha añadido en un comunicado.

La Embajada de Estados Unidos también ha expresado en una nota oficial su "profunda preocupación por toda la gente inocente afectada por la violencia" y ha instado a las partes a garantizar "que la razón y la moderación se acaben imponiendo".

"Muy tristes por las informaciones sobre bajas civiles en Mrauk-U", ha escrito en Twitter el embajador de la UE, Kristian Schmidt. "Rajine necesita urgentemente un Estado de Derecho sin violencia", ha apostillado.

Los habitantes de Rajine, también conocidos como los arakanos por esta antigua dinastía, son una de las 135 minorías étnicas reconocidas por el Estado birmano. Su identidad está estrechamente relacionada con el otrora poderoso reino Arakan en la bahía de Bengala, que fue conquistado por los birmanos en 1784.

Estos incidentes se suman a la ola de violencia que comenzó el pasado mes de agosto en Rajine. Insurgentes rohingya atacaron puestos de seguridad y el Gobierno respondió con una campaña militar que la ONU ha calificado de "limpieza étnica". Los rohingya son una minoría étnica de fe musulmana que el Estado birmano no reconoce.