La muerte de 12 soldados turcos en un ataque del PKK incrementa el riesgo de una incursión en Irak

 

La muerte de 12 soldados turcos en un ataque del PKK incrementa el riesgo de una incursión en Irak

Actualizado 21/10/2007 17:47:14 CET

ANKARA, 21 Oct. (EP/AP) -

Doce soldados turcos murieron esta madrugada en el curso de una emboscada tendida por los milicianos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) contra un convoy militar cerca de la localidad turca de Yuksekova (provincia de Hakkari, en el sureste), a unos cinco kilómetros de la frontera con Irak. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha convocado para hoy una reunión antiterrorista de emergencia y ha pedido calma a la población.

En respuesta a la emboscada, el Ejército atacó con su artillería 63 supuestas bases de los rebeldes, causando la muerte de al menos 23 separatistas. No hay indicios de que las tropas hayan entrado en territorio iraquí. Asimismo, fuentes oficiales iraquíes aseguraron esta mañana que las fuerzas turcas habían disparado 15 proyectiles de artillería contra varias aldeas kurdas del norte de Irak sin causar víctimas.

Posteriormente, el propio PKK aseguró a través de la agencia de noticias pro kurda Firat --con sede en Bélgica-- que ha secuestrado a varios soldados turcos. Este dato no ha sido confirmado por otras fuentes. Asimismo, al menos 14 personas resultaron heridas como consecuencia de un atentado con bomba contra un autobús en el sureste de Turquía, cerca del mismo lugar en que se produjo el ataque a los soldados, según informó la cadena de televisión CNN-Turk.

La agencia estatal de noticias Anatolia informó hoy de que el ataque de esta madrugada fue perpetrado por los milicianos del PKK que operan desde las bases kurdas del norte de Irak. Con los de hoy ya son alrededor de 30 los soldados turcos muertos a manos del PKK en las dos últimas semanas.

EL ATAQUE

Según la cadena de televisión CNN Turk, los soldados fallecieron poco después de la medianoche, después de que la artillería pesada de los rebeldes hundiera un puente por el que pasaba un convoy formado por doce vehículos durante una ofensiva militar contra el PKK cerca de la aldea turca de Daglica, en Hakkari. Esta provincia, en la que confluyen las fronteras de Irán e Irak, se encuentra al este de la provincia de Sirnak, en la que también son frecuentes los enfrentamientos entre militares y rebeldes kurdos.

"Un grupo amplio del PKK que se había infiltrado a través de nuestras fronteras lanzó un ataque con tres frentes contra una compañía de infantería cerca de la localidad de Daglica, tras lo cual doce soldados sufrieron el martirio y 16 resultaron heridos", informó el Ejército en un comunicado.

El Ejército también anunció que posteriormente lanzó una operación, apoyada por helicópteros, para capturar a los autores del ataque contra la unidad militar y que en esa operación fueron bombardeados 63 "posibles objetivos" y murieron 23 rebeldes.

Los enfrentamientos se produjeron cerca de la zona del ataque de esta madrugada y no hay informaciones oficiales de que las tropas hayan atravesado la frontera, aunque la cadena televisión privada NTV ha ubicado los objetivos atacados por el Ejército en el norte de Irak. Por su parte, un portavoz del PKK en el norte de Irak, Abdul Rahman a Chadrchi, negó que haya habido bajas en sus filas.

Aparte, fuentes oficiales fronterizas iraquíes aseguraron también hoy que el Ejército turco disparó hacia las siete de esta mañana quince proyectiles de artillería contra varias aldeas kurdas del norte de Irak.

El bombardeo, que también sería una respuesta al ataque contra el Ejército, se concentró en el monte de Mateen, en la zona de Amadiya, a unos 30 kilómetros de la frontera, según el coronel Hussein Rashid, de la guardia fronteriza. Rashid precisó que las aldeas habían sido evacuadas debido al incremento de la tensión en la frontera y que por eso no había habido víctimas.

La región de Amadiya se encuentra al otro lado de la frontera respecto a Cukurca, en Hakkari, una localidad turca en la que los rebeldes son bastante activos y que se ubica a unos 50 kilómetros del lugar del ataque contra los soldados.

El Ejército turco no ha comentado de momento este ataque y se ha limitado a precisar que las tropas han "respondido duramente" a los últimos ataques sufridos desde el norte de Irak y que seguirán haciéndolo.

ERDOGAN Y LA OPERACIÓN TRANSFRONTERIZA

"Nuestra indignación, nuestro odio son grandes", declaró Recep Tayyip Erdogan a la televisión nacional. Erdogan anunció también que había convocado una reunión antiterrorista de emergencia para estudiar la respuesta al ataque y pidió calma a la población. "Espero que actuemos con calma, lejos de la agitación y a partir del sentido común", declaró.

Hace cuatro días, el Parlamento turco aprobó una moción que autoriza al Ejército turco a lanzar una ofensiva transfronteriza contra los milicianos del PKK que se refugian en el norte de Irak. Estados Unidos e Irak han presionado a Turquía para que no lance esta operación.

Las autoridades turcas han asegurado que la moción no implica que se vaya a ordenar inmediatamente una operación en Irak, pero el ataque de hoy podría incrementar los llamamientos para que el Ejército lance la incursión. Turquía ya ha efectuado algunas operaciones en Irak, pero ninguna ha conseguido acabar con el PKK.

"Todo cuanto hagamos lo será en el marco legal derivado de esta autorización, no nos preocupa quién diga el qué", prosiguió Erdogan, en referencia a los posibles llamamientos de Estados Unidos o Irak para que se contenga. Por su parte, el ministro de Trabajo, Faruk Celik, declaró que "estos últimos acontecimientos creo que nos obligarán a adoptar medidas más extremas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies