La muerte de una empleada doméstica pone el foco sobre los malos tratos a trabajadores inmigrantes en Malasia

Foto de archivo de una empleada del hogar indonesia en Kuala Lumpur.
REUTERS / ZAINAL ABD HALIM
Publicado 12/02/2018 15:34:40CET

KUALA LUMPUR, 12 Feb. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

Una empleada del hogar indonesia que era obligada a dormir a la intemperie junto a un perro en Malasia ha muerto y se sospecha que lo ha hecho por los abusos a los que le sometía su jefe. Su caso ha empujado a los activistas a reclamar que los malos tratos a los trabajadores extranjeros acaben.

La mujer, de 21 años, falleció en el hospital el domingo tras ser rescatada de la vivienda en la que trabajaba en la provincia de Penang, en el norte del país, según medios malasios. Al parecer, alguien denunció su situación a un diputado local. Actualmente, se está investigando a una mujer de 36 años y a su hermano por su relación el caso, según la agencia de noticias estatal Bernana, aunque no se han presentado cargos de asesinato.

"Llegamos a la vivienda y la encontramos sentada a la entrada", ha relatado a Thomson Reuters Foundation Por Cheng, que trabaja para el diputado Steven Sim. "Tenía heridas en las manos y la cara cubierta de moratones", ha añadido. Cheng ha indicado que la mujer había sido obligada a dormir en el aparcamiento de la casa, al lado del perro: "Estaba aterrorizada y ni siquiera podía decir una palabra, se limitaba a mover la cabeza".

La Policía rescató a la empleada y la llevó al hospital. Según la agencia de noticias Bernama, la mujer murió al día siguiente debido a las heridas graves que presentaba.

Cientos de miles de mujeres (mayoritariamente, de Indonesia, de Filipinas y de Birmania), trabajan como empleadas del hogar en Malasia. Los activistas han manifestado que el fallecimiento de la mujer en Penang, que había trabajado en Malasia durante dos años, ha subrayado la falta de protección de los trabajadores extranjeros.

Una organización a favor de los Derechos Humanos con sede en Kuala Lumpur, Tenaganita, ha dicho que este caso es "sintomático de un malestar generalizado y arraigado". "Estos sucesos no están aislados", ha destacado en un comunicado este lunes la directora ejecutiva de Tenaganita, Florene Das.

En los últimos años, Malasia ha comenzado a aplicar regulaciones para proteger a los empleados del hogar después de que hayan salido a la luz varios casos de abusos, como el de una pareja fue condenada en 2014 por haber matado de hambre a una empleada del hogar indonesia. Las regulaciones incluyen un salario mínimo y la obligación de proporcionar a los empleados un día libre a la semana. Sin embargo, los grupos a favor de los Derechos Humanos han denunciado que apenas se obliga a su cumplimiento.

Las denuncias de abusos se dan de manera habitual y estas incluyen quejas de tortura a empleados del hogar, entre otros colectivos provenientes de los dos millones de trabajadores extranjeros en el país. Existe la sospecha de que muchos de esos inmigrantes son en realidad víctimas del tráfico de personas. En enero, el Gobierno aseguró que pondrá en funcionamiento un tribunal especial para estudiar los casos de tráfico de personas, que están en aumento.