Mursi pide que continúen sus protestas contra el golpe militar tras la victoria de Al Sisi en las elecciones

Actualizado 05/06/2014 3:50:02 CET

MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

El derrocado presidente de Egipto, Mohamed Mursi, ha pedido este miércoles a sus seguidores que continúen sus protestas contra el golpe militar que le derrocó, especialmente ahora que el entonces jefe del Ejército, Abdelfatá al Sisi, ha sido electo presidente del país.

En un mensaje publicado en la página oficial del exmandatario en la red social y enviado desde la cárcel, Mursi ha indicado que los objetivos de la revolución no desaparecerán mientras la juventud siga luchando por ellos.

"Admito que he cometido errores, pero os garantizo que nunca traicioné a mi país", ha dicho. El mensaje está firmado por Mursi con su nombre completo, seguido de 'Presidente de la República de Egipto', según ha recogido el diario egipcio 'Al Ahram'.

La Comisión Electoral egipcia anunció el martes que los resultados finales dan a Al Sisi el 96,91 por ciento de las papeletas, mientras que su único rival, el izquierdista Hamdeen Sabahi, únicamente ha recabado el 3,9 por ciento de los votos, un porcentaje menor que el de votos nulos.

De acuerdo con el juez Anwar El Assi, unos 25,57 millones de egipcios ejercieron su derecho a votar entre el 26 y el 28 de mayo, lo que representa el 47,5 por ciento del electorado total.

Al Sisi también ha sido el candidato presidencial más votado por los egipcios residentes en el extranjero, que acudieron a las urnas entre el 15 y el 19 de mayo en 141 consulados y embajadas, consiguiendo el 94,5 por ciento frente al 5,5 por ciento de Sabahi.

Aunque Sabahi aceptó su derrota al día siguiente del cierre de las urnas, el pasado viernes presentó un recurso contra los resultados preliminares --ya que los definitivos no son recurribles en Egipto-- alegando irregularidades en el conteo de votos y durante la campaña electoral. El fin de semana, dicho recurso fue rechazado.

Estas elecciones suponen un paso más en la 'hoja de ruta' anunciada tras el golpe de Estado perpetrado por el Ejército --entonces liderado por Al Sisi-- el 3 de julio de 2013 contra Mursi y apoyado por parte de las formaciones políticas.

Sin embargo, grupos como Hermanos Musulmanes, al que pertenecía Mursi, y las organizaciones impulsoras de la revolución contra el régimen de Hosni Mubarak han rechazado el programa político impuesto tras la asonada. Cientos de seguidores de Hermanos Musulmanes han muerto y miles más están en la cárcel por la represión.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies