Mursi promete respetar la independencia de los jueces a pesar de las críticas de los Hermanos Musulmanes

 

Mursi promete respetar la independencia de los jueces a pesar de las críticas de los Hermanos Musulmanes

Actualizado 23/04/2013 20:17:48 CET

EL CAIRO, 23 Abr. (Reuters/EP) -

El presidente egipcio, Mohamed Mursi, se ha comprometido este martes a respetar la independencia del poder judicial del país a pesar de las exigencias de la formación islamista Hermanos Musulmanes, a la que él mismo pertenece, que insiste en la necesidad de "purgar" el estamento judicial de elementos corruptos.

Después de la reunión de emergencia celebrada este lunes con el Tribunal Supremo y el Fiscal General de Egipto, la oficina de Mursi emitió un comunicado a última hora de la noche en el que afirmaba que el presidente preservaría la independencia del poder judicial ya que formaba parte de sus obligaciones constitucionales. "El presidente ha confirmado que no aceptará ninguna violación del sistema judicial ni permitirá insultos hacia los jueces", ha asegurado el comunicado.

El pasado viernes, más de un centenar de personas resultaron heridas durante las protestas convocadas por los Hermanos Musulmanes y otros grupos islamistas junto al Tribunal Supremo de Egipto, ubicado en el centro de El Cairo, para exigir una purga en todas las instituciones del Estado.

Según informó el periódico estatal 'Al Ahram', miles de personas participaban en la concentración ante el Supremo cuando estallaron los enfrentamientos entre manifestantes y un grupo de miembros del 'Black Bloc', un grupo radical contrario a los islamistas.

Tras los altercados, tanto los Hermanos Musulmanes como los diferentes grupos islamistas que respaldaron la manifestación --entre otros el salafista Al Asala y el grupo Al Gama al Islamiya-- han confirmado que tratarán de apaciguar el tono de las protestas.

La marcha insistía en la necesidad de "purgar" todas las instituciones del Estado y demandaba la restitución de los fondos robados en Egipto. Los asistentes a las protestas también pedían que se juzgase a los responsables de la muerte y tortura de manifestantes desde el inicio de la revolución que derrocó en enero de 2011 al entonces presidente, Hosni Mubarak.

POLÉMICA REFORMA JUDICIAL

La oposición laica y liberal también ha mostrado su descontento con el poder judicial, sobre todo a raíz de la polémica suscitada por la reforma del sistema judicial, que prevé la jubilación anticipada de más de 3.500 magistrados, casi todos ellos opositores a los jueces afines a los Hermanos Musulmanes, lo que han calificado como un intento de "hermanización" de la justicia.

Esta reforma, impulsada por el Partido Libertad y Justicia --vinculado a Hermanos Musulmanes-- y por la formación islamista moderada Al Wasat, pretende bajar la edad de jubilación obligatoria de los jueces a los 60 años. Actualmente, la edad legal de jubilación de los jueces egipcios es de 70 años.

Este 'ventajoso' retiro, que supondría la salida inmediata de prácticamente un tercio de los integrantes de la cámara, formada por un total de 13.000 jueces, ha sido presentado por los islamistas como un intento de regenerar el poder judicial y jubilar a los jueces más ancianos (según ellos, leales al expresidente Mubarak). Los políticos laicos, por su parte, insisten en que la reforma no es más que un intento de los Hermanos Musulmanes de hacerse con los puestos de responsabilidad dentro del máximo organismo judicial.

Esta crisis política en torno al poder judicial, que ha polarizado a la ciudadanía egipcia, ha supuesto un nuevo obstáculo para Estados Unidos, la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, que buscan promover la reconciliación política en Egipto para que las autoridades puedan centrar sus esfuerzos en luchar contra la profunda crisis económica que asola la región.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies