La negociación para formar Gobierno en R.Checa se rompe por desacuerdos en el reparto de ministerios

Foto de archivo del primer ministro checo, Andrej Babis.
REUTERS / ERIC VIDAL
Publicado 06/04/2018 11:43:44CET

PRAGA, 6 Abr. (Reuters/EP) -

El Partido Socialdemócrata Checo (PSC) dice estar preparado para abandonar las negociaciones para formar un Gobierno de coalición con el partido del presidente, Andrej Babis, la Alianza de Ciudadanos Descontentos (ANO), después de que este haya rechazado sus proposiciones sobre cómo repartir los ministerios entre ambas formaciones.

El líder del PSC, Jan Hamacek, ha declarado ante la prensa que recomendará en la reunión del viernes a la cúpula de la formación que finalice las conversaciones con ANO. "ANO ha rechazado nuestras ofertas constructivas... No nos queda más que proponer a la cúpula del partido que de fin a las negociaciones sobre una posible colaboración en el Gobierno", ha explicado Hamacek.

Babis ha defendido que su formación ha mostrado "una gran flexibilidad" ofreciendo hasta un total de cinco ministerios, incluido el de Justicia.

"Creo que (nuestra formación) ha mostrado una gran flexibilidad y una gran tolerancia. Lo hemos hecho lo mejor que hemos podido", ha subrayado el primer ministro. "La posición del PSC nos ha sorprendido, y nos apena que nuestra generosa oferta no haya sido aceptada", ha remarcado Babis.

ANO se alzó con la victoria en las elecciones del pasado octubre, pero no controla la mayoría en el Parlamento, donde perdió una moción de confianza en enero. En la actualidad, la formación está buscando socios para volver a formar un Ejecutivo. El presidente, Milos Zeman, le dio de plazo a Babis hasta junio para poner en marcha un Gobierno estable. Hasta el momento, la opción más probable parecía ser un acuerdo entre ANO, el PSC y el Partido Comunista.

Las negociaciones entre PSC y ANO se remontan a febrero. Si bien las formaciones habían llegado a ciertos acuerdos con respecto a las prioridades políticas que tendrían en una hipotética legislatura, todavía no habían conseguido pactar el reparto de los puestos de la Administración.

Los socialdemócratas habían declarado a finales de marzo que apoyarían a Babis si obtenían el Ministerio del Interior o el de Finanzas dado que el primer ministro, un empresario multimillonario, se enfrenta a cargos criminales sobre un supuesto fraude cometido hace diez años con subsidios de la Unión Europea que alcanzaban un valor de dos millones de euros en el que Babis rechaza haber cometido cualquier irregularidad.

Por su parte, los miembros del Partido Comunistas habían dicho que darían el visto bueno al Gobierno de coalición entre ANO y PSC desde fuera del Gobierno, si se cumplían sus exigencias con respecto a algunos nombramientos ministeriales. Después de la ruptura de las conversaciones entre ANO y PSC este jueves, la formación de extrema izquierda ha declarado que depende del presidente y del primer ministro decidir qué sucede a partir de ahora.

Ahora, ANO podría tratar de buscar apoyos para su Gobierno en minoría de los comunistas y de Democracia Directa, un partido euroescéptico de extrema derecha.