Nepal.- El rey Gyanendra insta a votar en las elecciones de mañana, que conllevarán la abolición de la monarquía

Actualizado 09/04/2008 13:02:24 CET

KATMANDU, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El rey Gyanendra llamó hoy a los nepalíes a que acudan a las urnas mañana para elegir a la Asamblea Constituyente que, paradójicamente, tiene previsto redactar una nueva Carta Magna para el país que prevé la abolición de la monarquía, en virtud del acuerdo alcanzado por la coalición de siete partidos en el poder y los antiguos rebeldes maoístas.

"Queridos conciudadanos, nuestro único deseo ha sido que el país progrese y prospere de acuerdo con la decisión soberana del pueblo a través del proceso democrático y que la existencia, independencia e integridad de la nación no se vea amenazada bajo ninguna situación", afirmó el monarca en una declaración recogida por los medios locales.

"Pedimos a todos los ciudadanos nepalíes en capacidad de votar que ejerzan su derecho democrático en las elecciones del 10 de abril a la Asamblea Constituyente, en un entorno libre, justo y sin miedos que mantenga la armonía y la unidad mutua", agregó.

El rey Gyanendra, que llegó al trono en 2001 después de que el príncipe heredero asesinara al rey Birendra y a varios miembros más de la familia real, no es muy popular entre los nepalíes. Precisamente el hecho de que se otorgara el poder absoluto del país en 2005, disolviendo el Parlamento, fue lo que llevó a la movilización de los siete principales partidos de la oposición, con el Partido del Congreso a la cabeza, que finalmente consiguieron hacerse con el Gobierno.

Fue este Gobierno de coalición el que en 2006 alcanzó un histórico acuerdo de paz con los rebeldes maoístas, que desde hacía más de una década luchaban para la instauración de la república en este país del Himalaya. El acuerdo supuso su entrada en el Parlamento y el Gobierno, una vez depuestas las armas, lo que ha sido un elemento clave en la decisión final del Ejecutivo de abolir la monarquía en la próxima Constitución del país, aunque de hecho el rey ha sido privado hasta ahora de la mayoría de sus poderes y privilegios.