Netanyahu considera a Irán una amenaza mayor a Estado Islámico

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, habla ante la ONU
Foto: BRENDAN MCDERMID / REUTERS
Actualizado 29/09/2014 21:45:49 CET

NUEVA YORK, 29 Sep. (Reuters/EP) -

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha advertido del riesgo de olvidar la amenaza iraní para centrarse en la lucha contra Estado Islámico, ya que considera que derrotar a los yihadistas y dejar a Irán como "potencia nuclear" supondría "ganar una batalla y perder una guerra".

   Netanyahu, que ha insistido ante la Asamblea General de la ONU en la necesidad de "derrotar" a Estado Islámico, ha hecho hincapié en que ésta no es la única amenaza.

   "Debemos desmantelar por completo las capacidades nucleares de Irán", ha apostillado, en el marco de un discurso en el que ha llegado a utilizar varias veces la expresión "Estado Islámico de Irán".

   Netanyahu ha alertado de la "ofensiva suave" emprendida desde Teherán para lograr el levantamiento de las sanciones internacionales y "eliminar los obstáculos hacia la bomba" atómica. En este sentido, ha dicho del presidente iraní, Hasán Rohani, que la semana pasada habló ante la ONU con "lágrimas de cocodrilo"

   Irán negocia actualmente con las potencias del 5+1 --Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China, Rusia y Alemania-- un acuerdo definitivo que permita resolver las dudas sobre la industria nuclear de la República Islámica.

PROCESO DE PAZ

   Netanyahyu no ha escatimado críticas a Irán, aunque también ha dirigido algunas de sus frases más encendidas contra los yihadistas. "Los nazis creían en la raza suprema, los milicianos islamistas creen en la fe suprema", ha advertido.

   Al igual que con Irán, el primer ministro israelí ha recurrido al yihadismo para criticar al partido-milicia Hamás, que controla la Franja de Gaza desde 2007. Así, ha vinculado Estado Islámico y Hamás asegurando que ambos grupos "son ramas del mismo árbol venenoso".

   Israel y Hamás libraron este verano un enfrentamiento armado que se saldó con más de 2.000 muertos --en su amplia mayoría palestinos-- y que, al menos por el momento, ha dejado en punto muerto cualquier intento de acercamiento para lograr la paz en Oriente Próximo.

   Netanyahu, sin embargo, ha dicho estar dispuesto a un "histórico compromiso" que permitiese la paz y la estabilidad para el pueblo israelí y toda la región, sin dar detalles de en qué consistiría este hipotético acuerdo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies