La misión observadora de la UE en los comicios de noviembre critica el sistema electoral de Nicaragua

Actualizado 01/03/2007 2:26:45 CET

MANAGUA, 1 Mar. (EP/AP) -

La misión de la Unión Europea que observó los comicios generales de noviembre, concluyó que existe una ley electoral "bipartidista" que reafirma el control de liberales y sandinistas sobre el Consejo Supremo Electoral (CSE).

En un comunicado preliminar al informe final que publicará este viernes, la misión de la Unión Europea (UE) afirmó este miércoles que la ley electoral "está diseñada para dar cabida únicamente a un sistema político bipartidista y no facilita la participación de fuerzas políticas emergentes".

Aunque reconoció que "el marco legal vigente establece las bases para la celebración de elecciones democráticas", señaló que "hay un elevado grado de politización del CSE a favor del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y del Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

La politización del tribunal electoral "genera dudas en cuanto a su capacidad de actuación como organismo independiente y libre del control de los partidos políticos", dijo el informe preliminar.

El documento de la Misión de Observación Electoral de la UE, refiere que eso se reflejó precisamente "en una distribución selectiva en algunas zonas del país de las cédulas de identidad y de los documentos supletorios de votación, en beneficio del FSLN y del PLC".

El documento reiteró que "la politización de la administración electoral pone en duda la capacidad real del CSE para actuar como una institución independiente y eficaz, libre del control de los partidos".

Agregó que la cedulación es un procedimiento lento y complejo que dio lugar a prácticas de discriminación política a favor del FSLN y del PLC, a nivel local, tanto en la fase de solicitud, como de distribución.

Citando cifras oficiales del CSE, el informe estimó que al menos 100 mil cédulas de identidad y documentos supletorios no fueron entregados a sus dueños antes de los comicios generales del 5 de noviembre de 2006.

Sin embargo, los observadores europeos hicieron un balance positivo del proceso electoral en su conjunto, al destacar la participación activa de los ciudadanos y el civismo con que actuaron al momento de ejercer su derecho al voto.

Pero se criticó el nivel de la campaña electoral que se caracterizó por un limitado grado de debate ideológico y de discusión sobre programas políticos, "centrándose en descalificaciones entre candidatos, mensajes de elevada carga emotiva y promesas poco realistas".

Seguidamente dijo que la campaña también "se vio afectada por injerencia y presión externa, contrarias al principio de soberanía". El informe sugirió la necesidad de reformar el sistema electoral nicaragüense, sobre todo en lo concerniente a eliminar las trabas jurídicas de la actual legislación en torno al surgimiento de nuevas fuerzas políticas.

En los comicios presidenciales del pasado 5 de noviembre los nicaragüenses eligieron al candidato sandinista, Daniel Ortega como presidente y se renovó el Congreso, tras su toma de posesión del pasado 10 de enero.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies