Nicolas Sarkozy regresa a París tras su polémica estancia vacacional en Malta

Actualizado 10/05/2007 2:01:09 CET

PARÍS, 10 May. (EUROPA PRESS/Salvador Martínez) -

El nuevo presidente electo de la República francesa, Nicolas Sarkozy, dijo ayer "haber querido disfrutar tranquilamente" de su estancia en Malta tras haberse impuesto con claridad en la elección presidencial francesa. Sin embargo, la forma en la que decidió reposar con su familia --a bordo de un yate de 60 metros de eslora propiedad de uno de los hombres más ricos de Francia-- no ha dejado indiferente a la clase política francesa de la oposición ni a los medios de comunicación galos, podiendo fin Sarkozy a su receso vacacional ayer.

Ante las críticas, Sarkozy reaccionó dos días y medio después de su victoria electoral, afirmando a una radio francesa que "las vacaciones se han terminado esta tarde (por ayer)".

Según los términos que empleó el entorno de Sarkozy para referirse a su ausencia en el 62 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa, presidido el martes por el presidente saliente, Jacques Chirac, el nuevo presidente electo no quiso dar la impresión de participar a una República "bicéfala".

Así, mientras Chirac se encargó de rendir tributo al 'Soldado Desconocido' junto a la mayoría de sus ministros bajo el Arco de Triunfo en París, el que fuera ministro francés del Interior se encontraba con su familia en pleno corazón del Mediterráneo, en un yate propiedad del empresario Vincent Bolloré, uno de los hombres de negocios más ricos de Francia, del que también es propiedad el jet privado que desplazó al nuevo presidente galo de París a La Valeta, capital de Malta.

El martes ya se pudieron escuchar las voces de los cuadros del Partido Socialista (PS) francés que criticaron el modo en que quiso descansar unos días el nuevo presidente de la República. La edición de ayer del diario progresista 'Liberation' se hacía eco de las palabras pronunciadas ayer por François Hollande, primer secretario de los socialistas franceses y por Vincent Peillon, portavoz de la campaña de las aspirante derrotada en la campaña presidencial gala, Ségolène Royal, entre otros.

"El estilo de sus vacaciones, lo que hace en ese barco de un rico hombre de negocios y que no se sepa si la República es la que cubre el desplazamiento es lo que plantea problema", dijo el primero. "Es una forma de arrogancia e incluso un insulto bajo el punto de vista de algunos", manifestó el segundo, sobre todo, dijo, "cuando se hace campaña sobre la Francia que se levanta temprano" para ir a trabajar como hizo Sarkozy.

A estas críticas, ayer se sumaron las de otros cuadros socialistas, como Elisabeth Gigou, diputada del PS francés de Seine Saint Denis quién aseguró a la televisión gala i-tele que había un aspecto "indecente" en las vacaciones de "lujo" que no representan a los franceses. De ahí que ella entendiese que "no es un buen comienzo para un presidente que debe ser el de todos los franceses".

El histórico socialista, Henri Emmanuelli, se sumó ayer a las críticas de Hollande, Peillon y Guigou, entre otros, aunque fue más allá al destacar ver en las vacaciones de Sarkozy "la imagen impactante" de un poder político sometido "al poder del dinero".

LA PRENSA, MUY CRÍTICA CON SARKOZY

Casi con las mismas palabras que Guigou, la edición de la publicación satírica semanal gala 'Le Canard Enchané', titulaba en su primera página que "esto comienza Malta" para el nuevo presidente de la República.

Menos sarcástico, el muy serio diario vespertino francés 'Le Monde' escribía en su portada de la edición de ayer--con fecha de mañan-- que las vacaciones de Sarkozy "presentadas como una retirada (...) han tomado el aspecto de la escapada de un millonario". Esta imagen, según el diario galo, "se opone a la del candidato del pueblo que él había querido atribuirse durante la campaña".

Por su parte, el rotativo 'Le Parisien' daba cuenta de que Malta "está lejos del monasterio en el que lo imaginaban algunos", cuando Sarkozy dijo que esa podía ser un destino deseable en caso de ser elegido presidente. "En todo caso", constata el diario de la capital gala que "Nicolas Sarkozy no hace elecciones que pasen desapercibidas, sobre todo, si ellas implican "una escapada dorada", como califica el diario las vacaciones del nuevo presidente francés.

SARKOZY VUELVE "SIN VER POLÉMICA ALGUNA"

Los ríos de tinta que ha hecho correr la retirada de Sarkozy, además de las críticas de sus adversarios políticos, desató ayer la reacción del jefe de Estado, quien dijo "no ver ninguna polémica" en su receso vacacional.

En una entrevista realizada ante varios periodistas franceses, el nuevo presidente francés aseguró: "No veo polémica alguna, no tengo la intención de esconderme, ni mentir, si hubiera sido investido presidente de la República me hubiera quedado trabajando pero la constitución me ofrece estos días y he querido aprovecharlos" y subrayó que "sus vacaciones no han constado ni un céntimo a los contribuyentes", pues ha sido invitado por Vincent Bolloré.

Por este motivo, Sarkozy insistió en querer "alejarse de toda la polémica" y regresar a París, donde hoy se asistirá en el palacio presidencial del Elíseo a un acto que conmemorará el fin de la esclavitud en la que también estará presente Jacques Chirac. El avión privado de Bolloré con los Sarkozy a bordo despegó a las 20:15 horas, según informó 'France-Info'.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies