Nigeria.- Amnistía Internacional cree que el veredicto contra Shell demuestra que "la justicia es posible"

Actualizado 30/01/2013 15:05:19 CET

MADRID, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha considerado este miércoles que el veredicto por el que un tribunal holandés ha declarado a la petrolera Shell parcialmente responsable de contaminación en el Delta de Níger demuestra que "la justicia es posible pero es extemedamente duro conseguirlo si es frente a una multinacional".

"Ciertamente es una buena noticia que uno de los demandantes en este caso consiguiera superar todos los obstáculos para algo que se aproxima a la justicia", ha valorado la directora del programa para Africa de AI, Audrey Gaughran, en referencia al hecho de que el tribunal haya considerado que Shell fue responsable en parte "por no evitar sabotaje de sus oleoductos".

Sin embargo, ha lamentado que el que los otros recursos hayan sido desestimados "subraya los serios obstáculos a los que los ciudadanos del Delta del Níger se enfrentan a la hora de acceder a la justicia cuando sus vidas han sido destruidas por la contaminación petrolera".

Así las cosas, Gaughran ha subrayado que "dadas las serias dificultades" para sacar adelante estos casos, "el valor del veredicto de hoy es que un demandante ha prevalecido y conseguirá compensaciones por daños".

Por otra parte, la responsable de AI ha defendido que los gobiernos deberían "analizar los obstáculos formidables a los que se enfrentan los denunciantes, especialmente cuando llevan a importantes petroleras ante los tribunales".

Amnistía Internacional señala en su comunicado que ha documentado contaminación petrolera generalizada en el Delta de Níger que mina seriamente los Derechos Humanos de las personas que viven en esta zona de Nigeria.

EL VEREDICTO

Un tribunal de Países Bajos ha declarado este miércoles que Royal Dutch Shell es parcialmente responsable de un vertido contaminante en la región del delta del Níger, en el sur de Nigeria, por considerar que "debería haber impedido el sabotaje" contra una de sus instalaciones.

Asimismo, el tribunal --que ha desestimado cuatro de las cinco denuncias contra la compañía-- ha ordenado a la empresa el pago de compensaciones a uno de los nigerianos demandantes, un agricultor. El monto de la indemnización se anunciará en próximas fechas.

Cuatro ciudadanos nigerianos y la organización Amigos de la Tierra habían presentado en 2008 sendas denuncias contra Shell, cuya sede mundial se encuentra en Países Bajos, para reclamar reparaciones por la pérdida de ingresos a causa de la contaminación de tierras y vías fluviales en el Delta del Níger.

El tribunal ha admitido el argumento de Shell según el cual los vertidos se habían producido a causa de un sabotaje y no por fallos de mantenimiento en las instalaciones de su filial en Nigeria, tal como habían asegurado los demandantes nigerianos.

No obstante, según el tribunal, "Shell-Nigeria debería haber evitado el sabotaje, de alguna forma". "Es por ello que el tribunal de distrito sentencia a Shell-Nigeria a pagar daños y perjucios al demandante nigeriano", ha añadido.

Los cuatro nigerianos --pescadores y agricultores-- aseguraron en sus denuncias que no habían podido seguir alimentando a sus familias a causa de la contaminación, procedente de los oleoductos y la refinería de Shell, y que la polución había sido causada por varios vertidos registrados en 2004, 2005 y 2007.

Finalmente, el tribunal ha rechazado cuatro de las denuncias --incluida la de Amigos de la Tierra-- y ha dado la razón al quinto demandante, un agricultor, para quien ha ordenado el pago de una indemnización.

PRIMER JUICIO EN PAÍSES BAJOS

Se trata de la primera vez que la empresa se enfrenta a un tribunal de su país por hechos supuestamente ocurridos en el extranjero. La denuncia se ha dirigido contra la matriz de Shell en Países Bajos y contra su filial en Nigeria, Shell Petroleum Development Co (SPDC). Shell es la compañía petrolera y gasística más poderosa en Nigeria, con una producción de más de un millón de barriles diarios.

El pasado mes de octubre, los abogados de Shell aseguraron que la compañía había participado en las labores de limpieza del Delta del Níger, una región de la que procede más del 50 por ciento de las exportaciones petroleras del país. El Delta del Níger cuenta con 31 millones de habitantes e incluye la región de Ogoniland, principal fuente de alimentos para la empobrecida población rural.