El grupo armado que asaltó una refinería de la Shell secuestra a tres personas y obliga a parar la producción

Actualizado 16/12/2006 7:35:43 CET

YENAGOA, (NIGERIA), 16 Dic. (EP/AP) -

Un grupo armado que atacó un complejo petrolero de Royal Dutch Shell PLC durante la noche de ayer viernes, huyó horas más tarde tras tomar tres rehenes nigerianos, matar a un hombre y obligar a que la planta suspendiera su producción, que asciende a 12.000 barriles diarios.

Los atacantes secuestraron a un soldado, un empleado administrativo y un cocinero que trabaja en una base que alberga a personal y almacena equipo en Oporoma, población del estado meridional de Bayelsa, dijo el líder local Joshua Benemesia.

Horas antes, Benemesia indicó que al menos un hombre recibió un tiro durante el ataque, pero precisó que "de momento no está confirmado que haya más heridos o muertos".

Los atacantes irrumpieron también en una estación aledaña de suministro, donde convergen oleoductos, pero se retiraron unas horas después, dijo Benemesia.

Directivos de Shell confirmaron que la estación fue ocupada. El portavoz de la empresa, Bisi Ojediran, dijo que la instalación fue cerrada como precaución, interrumpiendo la producción.

Los ataques en oleoductos e instalaciones petroleras han afectado la producción habitual diaria de este país, de 2,5 millones de barriles, en aproximadamente una cuarta parte durante este año.

Los ataques se han vuelto comunes en el delta. Los autores han incluido desde milicianos que dicen luchar por la libertad de sus líderes encarcelados y por una mejor repartición de la riqueza petrolera, hasta pandillas delictivas que exigen rescates por los rehenes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies