No todos los sospechos de Al Qaeda estarán bajo custodia del Ejército

Actualizado 29/02/2012 16:30:53 CET

WASHINGTON, 29 Feb. (Reuters/EP) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, emitió una directiva este martes en la que deja claro que no todos los supuestos miembros de Al Qaeda estarán bajo custodia del Ejército estadounidense, ampliando así las excepciones incluidas en una ley cuyo objetivo era que el Pentágono procesase a más sospechosos.

Según esta directiva, los presuntos miembros de Al Qaeda arrestados por las autoridades estadounidenses por perpetrar ataques contra intereses estadounidenses no estarán necesariamente bajo la custodia del Pentágono en una serie de casos, por ejemplo si los gobiernos de otros países se niegan a ponerlos bajo la custodia del Ejército norteamericano.

Otras excepciones son cuando la persona tenga permiso de residencia permanente en Estados Unidos o cuando se puedan reducir las posibilidades de obtener una confesión o la colaboración del sospechoso si se le pone bajo custodia militar.

Obama ha explicado en la directiva que si se obligara de manera "rígida e inflexible" a poner a los "presuntos terroristas" bajo custodia militar, se estaría "actuando contra los intereses de la seguridad nacional de Estados Unidos, comprometiendo la capacidad de obtener información de inteligencia y de incapacitar a individuos peligrosos".

La Casa Blanca ha destacado que estas nuevas normas garantizan que los supuestos miembros de Al Qaeda "serán transferidos de la custodia civil a la militar solo después de una evaluación detallada de todos los hechos relevantes y de acuerdo con la opinión del equipo de seguridad nacional del presidente".

El Gobierno de Obama lleva mucho tiempo tratando de decidir dónde deben ser juzgadas las personas que supuestamente han cometido delitos de terrorismo, y en general prefiere los tribunales penales frente a los tribunales militares, al contrario que el Partido Republicano e incluso algunos miembros del Partido Demócrata.

La Casa Blanca había expresado su preocupación por el contenido de la Ley de Autorización de la Defensa Nacional, que Obama firmó a finales de 2011, porque podría ampliar indebidamente el poder de las Fuerzas Armadas frente a presuntos terroristas con la exigencia de que los extranjeros que formen parte de Al Qaeda permanezcan bajo custodia militar incluso aunque hayan sido capturados en Estados Unidos.

Eso permitiría que los supuestos terroristas --los que no sean ciudadanos estadounidenses-- permaneciesen indefinidamente bajo custodia militar sin ser juzgados. Pero la versión final de la ley que se aprobó en el Congreso da a Obama la flexibilidad necesaria para no aplicar ciertas provisiones y para decidir quién debe estar bajo custodia del Ejército.

La directiva también da permiso al fiscal general de Estados Unidos para hacer excepciones después de estudiar cada caso y consultándolo con otros responsables de la seguridad nacional.

Otros casos en los que los supuestos miembros de Al Qaeda tampoco tendrían que acabar necesariamente bajo custodia militar son cuando ello pudiera perjudicar la cooperación con otro país en la lucha contra el terrorismo, si esos individuos fueron arrestados en Estados Unidos por delitos no relacionados con el terrorismo y si fueron detenidos por las autoridades locales o de un estado.