Las notas anónimas de alumnos ayudan a combatir la trata en institutos de India

Una alumna en una clase en India
REUTERS / AHMAD MASOOD
Actualizado 02/01/2018 20:39:08 CET

CHENNAI (INDIA), 2 Ene. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

Un instituto de las afueras de Calcuta se ha sumado a una práctica pionera en la lucha contra los abusos y la trata de menores y que basa su éxito en el anonimato que brinda a los denunciantes, que se limitan a arrojar un papel con su queja o alerta en una zona discreta del centro.

El profesor Rajkumar Kotal ha admitido que se estaba quedando sin ideas para hacer frente a los matrimonios forzosos o a casos de trata que afectaban a los alumnos del instituto Ramgarhat, en el estado de Bengala Occidental. Cuando se enteraba de lo que ocurría, a menudo era demasiado tarde.

Sin embargo, todo cambió cuando la Policía decidió poner un buzón en un discreto rincón del instituto. "El anonimato dio a los estudiantes la confianza para plantear preguntas, alertar a las autoridades, y poco a poco empezamos una campaña para impedir los matrimonios infantiles y prevenir la trata", ha explicado el profesor a la Thomson Reuters Foundation.

A Bengala Occidental corresponden el 44 por ciento de los casos de trata de personas que se registran en toda India y aglutina casi todas las denuncias de niños desaparecidos, según datos del Gobierno.

Las niñas de familias pobres son las principales víctimas de las falsas promesas vinculadas a matrimonios o empleos y terminan en muchos casos esclavizadas, bien en términos domésticos o sexuales.

El buzón de denuncias, que se ha extendido por un total de 200 centros, es sólo una de las medidas puestas en marcha por la Policía de Bengala Occidental, que trabaja también en la creación de una base de datos de traficantes. La labor ha llamado la atención del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

El agente Ajey Ranade, que dirige la iniciativa, ha advertido de que quieren evitar que las niñas sean víctimas de las mafias y terminan "abandonadas en las calles de Nueva Delhi para morir". Ahora, con medidas como la del buzón, "los estudiantes dicen si un compañero ha faltado varios días a clase, si hay extraños merodeando en la escuela".

Algunas de estas informaciones han permitido a las fuerzas de seguridad realizar arrestos y el profesor Rajkumar Kotal ha destacado que ahora hay un frente común para combatir una lacra que afecta a toda la sociedad. "Antes, algunos estudiantes nos pedían ayuda pero apenas podíamos hacer nada. Esta iniciativa nos ha unido a estudiantes, agentes, padres y profesores en la misma plataforma", ha destacado.