Una nueva encuesta amplía aún más la ventaja de Lula de cara a las elecciones presidenciales

Luiz Inácio Lula da Silva
REUTERS / UESLEI MARCELINO - Archivo
Publicado 20/08/2018 17:49:32CET

BRASILIA, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (Partido de los Trabajadores) es el principal favorito de cara a las elecciones presidenciales del 7 de octubre, con un 37,3 por ciento de apoyo, muy por delante de su rival más próximo, el ultraderechista Jair Bolsonaro (18,8 por ciento). Lula se encuentra en prisión debido a un caso de corrupción por el que podría quedar inhabilitado como candidato.

El estudio, realizado por MDA para la patronal del transporte, la Confederación Nacional del Transporte (CNT), que publica todos los datos en su web, sitúa a Lula 5 puntos por encima de la anterior estimación, que data de mayo.

Detrás de Bolsonaro están Marina Silva (5,6 por ciento), Geraldo Alckmin (4,9 por ciento) y Ciro Gomes (4,1 por ciento). Los demás candidatos no superan el 3 por ciento de intención de voto.

En casos hipotéticos de segunda vuelta, Lula se impondría a todos sus posibles rivales. En el caso de Bolsonaro, Lula ganaría con un 50,1 por ciento de votos, mientras que el candidato de ultraderecha lograría un 26,4 por ciento de sufragios.

Sobre la evaluación del Gobierno del actual presidente, Michel Temer, solo el 2,7 por ciento de la población tiene una opinión positiva, mientras que el 78,3 expresa su opinión negativa. Para el 17,7 por ciento, el desempeño del Gobierno Temer es regular. A nivel personal, el 6,9 por ciento respalda la actuación de Temer y el 89,6 por ciento la reprueba.

El estudio es el resultado de 2.002 entrevistas en 137 municipios de 25 unidades federales de las cinco regiones del país. El margen de error es de más/menos 2,2 puntos porcentuales y el nivel de confianza alcanza el 95 por ciento.

ENCARCELAMIENTO Y POSIBLE INHABILITACIÓN

Lula está preso en una cárcel policial de Curitiba desde el pasado 7 de abril, después de ser condenado a más de 12 años de cárcel por corrupción y blanqueo de dinero. La Justicia consideró probado que había recibido un tríplex de lujo como soborno a cambio de tratos de favor a empresarios.

El futuro de la candidatura de Lula depende ahora de lo que determine el Tribunal Electoral, si bien el proceso --entre resoluciones e impugnaciones-- podría retrasarse hasta mediados de septiembre. La Ley de Ficha Limpia que existe en Brasil impide presentarse a las elecciones a personas condenadas en firme.

La oficina del fiscal general, por su parte, ha presentado una solicitud al máximo tribunal electoral para que invalide la candidatura de Lula porque su condena fue confirmada por un tribunal de apelaciones, lo que según la legislación brasileña impide que pueda postularse a un cargo público.

Lula gobernó Brasil durante dos mandatos, entre 2003 y 2011, y abandonó el cargo con una popularidad récord. En estos últimos años su imagen se ha visto deteriorada por los escándalos, pero aun así figura como el candidato favorito en todos los sondeos que se han publicado durante los últimos meses.