La nueva fuerza antiterrorista africana para Malí podría estar cerrada para julio, según la UA

 

La nueva fuerza antiterrorista africana para Malí podría estar cerrada para julio, según la UA

Publicado 18/04/2016 15:32:55CET

BAHIR DAR (ETIOPÍA), 18 Abr. (Reuters/EP) -

Los planes para una nueva fuerza antiterrorista africana que dé apoyo a la vulnerable misión de la ONU en Malí, donde los grupos islamistas están intensificando sus actividades, deberían estar finalizados para julio, ha señalado el enviado especial de la Unión Africana en el país, Pierre Buyoya.

El Gobierno maliense y responsables de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA, por sus siglas en inglés) han solicitado más ayuda para combatir a los grupos insurgentes vinculados a Al Qaeda, que se han vuelto más activos a pesar de los esfuerzos de las tropas francesas, malienses y de la ONU para disiparlos.

Ante la amenaza por parte de varios grupos islamistas, los países vecinos de África Occidental acordaron a finales de 2014 formar una misión similar a la brigada especial de la ONU enviada al este de República Democrática del Congo en 2013.

Fuentes diplomáticas han señalado que el intento de los países regionales, donde se incluye a Malí, Burkina Faso, Chad y Costa de Marfil, para lanzar la fuerzase ha visto obstaculizados por dificultades al tratar de armonizar con otras iniciativas de seguridad y rivalidades regionales por la influencia.

"Considero que en tres meses deberíamos tener una idea clara de qué va a hacerse y cómo se va a hacer" ha señalado el representante especial para Malí, Pierre Buyoya, a Reuters durante una conferencia en Bahir Dar, una ciudad de Etiopía.

"Esta amenaza terrorista no está amenazando solo a Malí, sino a la región entera. El norte de Malí se ha convertido en una base para atacar a Burkina Faso, a Costa de Marfil, y quizá mañana también a otros países", ha explicado Buyoya.

Las fuerzas francesas condujeron a los yihadistas fuera de las ciudades del norte de Malí en 2013, sin embargo, han conseguido volver a reagruparse, lanzando ataques como el del pasado mes de noviembre en un lujoso hotel de Bamako, que acabó con la vida de 20 personas.

En marzo, más al sur del país, combatientes de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) dispararon a varios bañistas antes de atacar unos hoteles en Costa de Marfil, en la ciudad de Grand Bassam, matando a 10 personas.

Los críticos señalan que las fuerzas de la ONU encargadas de llevar la paz a Malí, se encuentran maniatadas ante la falta de un mandato agresivo contra el terrorismo, por lo que no puede dar caza a los milicianos y prevenir los ataques.

Buyoya dice que modelos como los de las fuerzas que luchan contra la milicia islamista Al Shabab en Somalia, o las fuerzas multinacionales que están abordando a los milicianos del grupo terrorista Boko Haram en Nigeria también han sido considerados para la nueva misión.

Tras el resurgimiento de grupos islamistas como el Frente de Liberación de Masina y el Movimiento para la Unidad y la Yihad en África Occidental (MUYAO), vinculado a Al Qaeda, estos también trataron de dañar el acuerdo de paz de Malí, firmado por el Gobierno y los rebeldes tuareg el pasado año, han señalado altos cargos.

"El gran reto ahora es el compromiso con nuestros socios para recibir financiación, porque la Unión Africana no tiene los medios para financiar estas fuerzas", ha explicado Buyoya, sin señalar quién podría financiar la nueva fuerza

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies