La nueva ruta de los Balcanes por Albania supera los 2.000 refugiados e inmigrantes en lo que va de 2018

Inmigrantes sirios cerca de un Centro de Solicitantes de Asilo en Tirana
REUTERS / FLORION GOGA
Publicado 09/06/2018 14:11:16CET

Las autoridades albanesas piden apoyo financiero para poder afrontar el flujo de desplazados y actuar contra los traficantes

TIRANA, 9 Jun. (Reuters/EP) -

La nueva ruta de los Balcanes a través de Albania con destino a los países miembro de la Unión Europea ha aumentado en los primeros meses sus cifras hasta superar los 2.000 inmigrantes y refugiados en los primeros meses de 2018.

Varios inmigrantes situados frente al Centro de Solicitantes de Asilo en Tirana han explicado a Reuters que esperan encontrar trabajo en varios países de la Unión Europea y que confían en lograr esquivar a los agentes de la Policía para llegar hasta su destino final.

El flujo de inmigrantes y refugiados que se dirigen a Croacia, que es país miembro de la Unión Europea, cruzando Albania y su vecino Montenegro continúa siendo una cifra modesta en comparación con los cientos de miles que pasaron por la anterior ruta de los Balcanes, situada más al este, durante la crisis migratoria de 2015.

Sin embargo, el incremento que ha registrado esta nueva ruta en 2018 ha sido significativo. Las autoridades de Albania han informado de que han interceptado a 2.311 inmigrantes y refugiados en los primeros cinco meses del año, frente a los 162 que se contabilizaron de enero a mayo de 2017. La cifra de estos primeros cinco meses de 2018 supone más del doble del total registrado en todo el año anterior, cuando solo hubo unos 1.000 migrantes.

Durante la crisis migratoria de 2015, los inmigrantes y refugiados se desplazaron por una ruta que pasaba por Macedonia y Serbia para dirigirse hasta Hungría, hasta que ese camino fue cerrado con la imposición de vallas y el refuerzo de las patrullas fronterizas.

Con unas condiciones meteorológicas más cálidas que animan a los migrantes a abandonar los saturados campos de desplazados de Grecia, el Gobierno heleno cree que ha conseguido por el momento controlar el flujo de migrantes. Sin embargo, la empobrecida Albania tuvo que pedir ayuda en mayo a Austria, donde el Gobierno está actuando contra la inmigración.

Mandos policiales y de las fuerzas de seguridad de la región de los Balcanes se reunieron esta semana en Bosnia para discutir su respuesta al aumento del flujo de migrantes por esta ruta. En 2018, más de 5.500 refugiados e inmigrantes han entrado en Bosnia por la nueva ruta.

La Policía albanesa ha señalado que ha arrestado a varias personas por tráfico de personas este año y que se dedicaban a trasladar a los inmigrantes en furgonetas o en taxis. Esta misma semana fueron detenidos dos argelinos en la frontera con Montenegro por tráfico de personas.

El Gobierno de Tirana ha pedido ayuda para poder aumentar las patrullas en la frontera con Grecia y ha celebrado la decisión de la Agencia Europea de Fronteras (Frontex) de enviar agentes para combatir las redes de tráfico de personas.

Aunque la ruta es nueva, las experiencias de los inmigrantes son similares. Faisal Grdawe, un joven sirio procedente de la ciudad de Homs, ha contado que no ve a su familia desde hace un año y que llegó a Grecia desde Turquía, confiando en viajar hasta Malta o Italia. "Tenemos amigos y familia allí y dicen que está bien. Por eso queremos ira a Malta", ha contado a Reuters Grdawe, de 18 años.

Grdawe y tres amigos formaban parte de un grupo de 30 personas que huyeron de Siria. Uno de sus amigos, que se ha identificado como Mahir, ha dicho que en el Centro de Solicitantes de Asilo no tienen la libertad que esperaban y que "la comida es peor que la de un cárcel en Siria".

Inmigrantes paquistaníes, argelinos y marroquíes han contado que siguieron el consejo de amigos que habían llegado a Europa, con frases como "Vete a Italia que allí consigues los papeles" o "Cuidado con la Policía croata, que te pegan muy fuerte".

La Policía croata ha defendido la actuación de sus agentes y ha dicho que actúan en el marco de la ley para proteger las fronteras del país. El ministro del Interior croata, Davor Boznovic, ha dicho que más de 144 personas han sido detenidas por tráfico de migrantes este año.

La ruta hacia el norte, por Montenegro, es más complicada. "Yo he llegado desde Turquía, luego Grecia y, desde ahí, intenté llegar a Montenegro. La Policía me pilló dos veces", ha explicado Hichem Boussadia, de 29 años, en declaraciones a Reuters desde una comisaría de la Policía de Fronteras en Shkoder, cerca de la frontera con Montenegro.

El canciller de Austria, Sebastian Kurz, y el primer ministro albanés, Edi Rama, acordaron a finales de mayo que abordarían el problema de la nueva ruta migratoria "antes de que aumente como lo hizo en 2015 y en 2017" y Kurz ofreció ayuda financiera al Ejecutivo de Albania.