Nuevas movilizaciones en Marruecos tras la muerte de un pescadero en Alhucemas

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Nuevas movilizaciones en Marruecos tras la muerte de un pescadero en Alhucemas

Manifestación tras la muerte de un pescadero en Alhucemas
REUTERS
Publicado 07/11/2016 0:00:15CET

RABAT, 7 Nov. (Reuters/EP) -

Unas 2.000 personas se han manifestado este domingo en Rabat, la capital de Marruecos, para protestar por la muerte de Mouhcine Fikri, un pescadero que falleció aplastado en un camión de basura en la ciudad de Alhucemas cuando intentaba recuperar pescado que le había confiscado la Policía.

"La muerte de Mouhcine es como la muerte de todos los marroquíes", ha explicado Jadiya Zewal, de 22 años, una de las participantes en la marcha. "Esto no va a parar hasta que consigamos dignidad y justicia", ha añadido.

Los manifestantes han marchado de forma pacífica hasta la sede del Parlamento sin apenas presencia policial evidente. Algunos de los participantes han ondeado banderas y se han coreado consignas contra la élite gobernante y exigiendo dignidad.

PESCADO CONFISCADO

El viernes 28 de octubre, la Policía confiscó 500 kilogramos de pescado de Fikri poco después de que éste lo hubiera comprado en el puerto de Alhucemas. Las autoridades habían prohibido la venta de pez emperador esta temporada, precisamente el que había adquirido Fikri.

Según informan los medios locales, Fikri saltó dentro del camión de la basura que utilizaban los agentes para destruir el pescado confiscado para intentar recuperarlo, pero fue sorprendido y, según diversas organizaciones, los policías ordenaron a los basureros accionar el sistema de trituración del camión con Fikri dentro. La Dirección Nacional de la Seguridad Nacional (DGSN, de la que depende la Policía), ha desmentido este extremo.

El funeral de Fikri se convirtió en una gran manifestación de protesta que tuvo eco en otras muchas localidades marroquíes el pasado fin de semana tras la convocatoria del Movimiento 20 de Febrero. Hasta el momento once personas han sido acusadas por lo ocurrido y ocho de ellas están en prisión.

Lo ocurrido guarda gran similitud con lo que pasó en Túnez en 2011, donde un vendedor callejero, Mohamed Bouazizi, se inmoló prendiéndose fuego tras la confiscación de sus mercancías por parte de las autoridades municipales de Sidi Buzid, en Túnez. Su muerte desencadenó las protestas que pusieron fin al régimen autocrático de Zine el Abidine ben Alí.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies