Un nuevo cierre del Coliseo romano deja fuera a un grupo de turistas sin poder visitarlo

Coliseo
REUTERS
Publicado 18/09/2015 21:10:55CET

ROMA, 18 Sep. (Reuters/EP) -

Un nuevo cierre del Coliseo romano ha dejado fuera un grupo de turistas que no ha podido visitar el monumento, debido a las disputas existentes entre los sindicatos y el Gobierno.

El primer ministro de Italia, Mateo Renzi, ha criticado duramente a los sindicatos por su decisión del cierre. "No permitiremos que los sindicalistas anti-Italia tomen la cultura como rehén", ha publicado Renzi en Twitter, junto a una foto en la que se aprecia una multitud de turistas concentrada a las afueras del Coliseo.

Los sindicatos del anfiteatro romano han mantenido una reunión esta mañana en torno al cierre de las puertas de dicho monumento hasta que hayan acabado las discusiones. Según han expresado, tienen todo el derecho a proceder a este cierre, pero la confusión ha reinado fuera del Coliseo con carteles en inglés que informan a los turistas de que el monumento no volvería a abrir hasta las 11 de la noche, en lugar de hasta las 11 de la mañana.

Los trabajadores mantienen una disputa con el Ministerio de Cultura por temas relacionado con la falta de personal y la demora en los pagos. El Coliseo y la antigua ciudad de Pompeya cerraron en julio temporalmente mientras los sindicalistas discutían dichos asuntos.

El ministro de Cultura, Dario Franceschini, ha propuesto una reunión del gabinete para que los museos y lugares culturales serán incorporados en una lista de servicios públicos esenciales, entre ellos la sanidad y los colegios, de forma que se limiten las huelgas. Renzi ha respondido a la petición de Franceschini escribiendo en Twitter: "Legislación de emergencia, hoy".

Por su parte, las organizaciones sindicales CGIL, CISL FP y UILPA han expresado en un comunicado conjunto que la herencia cultural ya estaba cubierta por la legislación en servicios esenciales con los acuerdos sobre los derechos de los trabajadores y las necesidades públicas. A pesar de pertenecer al sector de la centro-izquierda política del país, Renzi ha tenido una relación difícil con los sindicalistas italianos durante los 18 meses que lleva en el poder.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies