El nuevo Gobierno eslovaco mantiene el rechazo a cuotas de refugiados pero ofrece buscar solidaridad alternativa

Publicado 12/04/2018 19:39:31CET

BRUSELAS, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

El nuevo Gobierno eslovaco encabezado por el primer ministro, Peter Pellegrini, ha dejado claro al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que Eslovaquia mantiene su rechazo a cuotas de refugiados obligatorias pero se ha comprometido a poner sobre la mesa "otra forma de solidaridad" para ayudar a alcanzar un acuerdo sobre la reforma de la política de asilo en la UE.

"No queremos las cuotas obligatorias. Esta sigue siendo la posición del Gobierno pero diremos cómo imaginamos otra forma de solidaridad", ha defendido el primer ministro eslovaco en rueda de prensa conjunta con el presidente de la Comisión Europea al término de su encuentro en Bruselas.

Juncker ha considerado que Eslovaquia debería "sumarse a la corriente mayoritaria de solidaridad que existe en Europa" aunque ha admitido que "compete al Gobierno eslovaco decidir lo que debe hacer Eslovaquia" y se ha mostrado convencido de que se llegará a una solución para "gestionar" de "la mejor manera" la solidaridad de aquí a junio, cuando la UE quiere cerrar la reforma del asilo bloqueada desde hace meses por las divergencias entre países, incluido sobre su punto más polémico de crear un mecanismo automático para repartir los esfuerzos en la acogida de refugiados a partir de cuotas por países, que rechazan de plano los países de Europa del Este.

El jefe del Ejecutivo comunitario ha recordado que los cuatro países del grupo Visegrado -Eslovaquia, Polonia, Hungría y República Checa, han puesto a disposición de Italia 35 millones para asistencia a refugiados en Libia, algo que "otros no han hecho", mientras que Pellegrini también ha puesto en valor que Eslovaquia ha contribuido al fondo para África para "resolver" la crisis migratoria y aceptó acoger a "cristianos sirios" para ayudar a Austria en el pasado.

El dirigente eslovaco ha dicho que presentará propuestas "a medida que avancen las negociaciones" en la UE pero ha apelado a "la calma y la paz" y a buscar "un consenso" y que no se fuerce un voto por mayoría de países. "No es bueno provocar tensiones", ha avisado. "No funcionará bien", ha remachado.

Ambos han abordado asimismo durante su encuentro el caso del periodista asesinado Jan Kuciak junto a su novia mientras investigaba los presuntos vínculos entre dirigentes políticos y la mafia italiana, que llevó a la dimisión del anterior jefe del Ejecutivo eslovaco, Robert Fico.

"Hemos discutido esta cuestión. El primer ministro y su delegación me han dado multitud de información a petición mía", ha explicado Juncker, que se ha mostrado "convencido" de que las autoridades eslovacas "hacen su máximo" para esclarecer el caso, están haciendo "un muy buen trabajo" y ha rechazado "dar ningún consejo" ni a la Policía ni a las autoridades judiciales del país. "Tengo total confianza en el sistema judicial eslovaco", ha remachado el luxemburgués.

También han abordado las perspectivas del próximo presupuesto europeo, que sufrirá inevitablemente un recorte por el Brexit.

El primer ministro eslovaco se ha mostrado partidario de aumentar el presupuesto de la UE al 1,1 o al 1,2% del PIB europeo frente al 1% en la actualidad y ha reclamado que "si hay que recortar en algunos sectores, quizá en cohesión" se dé "mayor flexibilidad" a los países para "elegir las prioridades" porque "son diferentes" para cada país, mientras que Juncker ha defendido que la Política Agrícola Común "tiene que ser preservada en gran medida" y se debe mantener "muy seriamente" la política de Cohesión.

Ambos se han mostrado partidarios de lograr un acuerdo sobre el próximo presupuesto europeo antes de las próximas elecciones europeas previstas en mayo de 2019. "Si no llegamos a hacer esto, no estaremos en medida de aplicar los programas sectoriales específicos a partir del 1 de enero de 2020", ha avisado Juncker, que ha dejado claro que ello se traducirá, por ejemplo, en la pérdida de 5.000 empleos en investigación o que "cientos de miles de jóvenes" se queden sin Erasmus.

Contador