Nuevo plan "de compromiso" para la paz en Sudán del Sur

Publicado 25/06/2015 19:28:09CET

ADDIS ABEBA, 25 Jun. (Reuters/EP) -

El principal mediador de las conversaciones de paz en Sudán del Sur, Seyum Mesfin, se ha mostrado "esperanzado" este jueves sobre una nueva propuesta "de compromiso" para poner fin a 18 meses de derramamiento de sangre en el país más joven del mundo.

"El equipo de mediación ha decidido preparar un documento de compromiso con el que pensamos y creemos que todas las partes pueden vivir y establecer un Gobierno de transición y unidad nacional durante 30 meses", ha afirmado.

Las conversaciones entre el presidente, Salva Kiir, y su adversario rebelde, Riek Machar, se rompieron sin conseguir un acuerdo en su última reunión de marzo, en un esfuerzo por resolver un conflicto político que sumió al país en una devastadora guerra civil.

"La principal reacción que hemos recogido de las delegaciones que se encuentran aquí es que es un buen documento para negociar", ha resaltado Seyum. La propuesta completa será presentada a las partes enfrentadas a mediados de julio.

Según la nueva propuesta, el cargo de vicepresidente estaría ocupado por un representante de los rebeldes; mientras que en versiones previas, se buscó crear un nuevo cargo como primer ministro asignado a este bando.

Otro punto de discordia en las negociaciones de Addis Abeba fue el estatus que ocuparían las Fuerzas Armadas de ambas partes. Seyum ha señalado que los rebeldes quieren mantener un Ejército separado a lo largo de los tres años que duraría la transición; mientras que el Gobierno ha insistido en que aprobaría un máximo de seis meses. En este contexto, el plan liderado por Mesfin propone un periodo de 18 meses para la integración.

ACUERDOS VIOLADOS

Mesfin, exministro de Asuntos Exteriores etíope, ha detallado que espera reanudar las conversaciones a mitad de julio, en las que países como Estados Unidos, Noruega, Reino Unido, Ruanda y Sudáfrica jugarán un papel muy importante.

Kiir y Machir, su exvicepresidente, han firmado varios acuerdos de alto el fuego, pero han sido violados por ambas partes en los días posteriores.

Al menos 10.000 personas han muerto y más de 1,5 millones de civiles han sido forzados a abandonar sus hogares por la ola de violencia en la que ambas partes están acusadas de cometer atrocidades como limpieza étnicas, violaciones en masa y uso de niños soldados.