El nuevo primer ministro de Somalia dedica su primer viaje oficial a la conflictiva región de Somalí

Abiy Ahmed, líder del FDRPE y nominado a primer ministro de Etiopía
REUTERS / STRINGER .
Actualizado 07/04/2018 16:04:12 CET

ADDIS ABEBA, 7 Abr. (Reuters/EP) -

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ha dedicado su primer viaje tras jurar hace cinco días su cargo a visitar la región de Somalí, donde los enfrentamientos históricos territoriales han experimentado desde septiembre del año pasado con la vecina región de Oromiya un repunte de la violencia que ha provocado el desplazamiento de un millón de personas.

Un referéndum celebrado en 2004 para determinar el estado de los asentamientos en disputa no logró aliviar las tensiones y, desde entonces, los funcionarios de Oromiya han culpado reiteradamente a las incursiones de una fuerza paramilitar de la región de Somalí como causante de la violencia. La región niega esas afirmaciones y dice que sus residentes han sido injustamente atacados.

Así las cosas, Abiy ha llegado este sábado a Jijiga, la capital de la región de Somalí, en un intento por resolver los problemas. "Esta ha sido una tragedia que nunca debió haber tenido lugar", ha hecho saber en un discurso recogido por la cadena estatal Ethiopian Broadcasting Corporation.

La coalición gobernante del Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (FDRPE) escogió a Abiy el mes pasado para reemplazar a Hailemariam Desalegn, quien renunció a su cargo para allanar el camino para las reformas en Etiopía, la segunda nación más poblada de África, que ha sido atormentada por la violencia en los últimos tres años.

Cientos de personas han sido asesinadas por las fuerzas de seguridad en Oromiya; una violencia desencadenada por los derechos sobre la tierra, pero también en gran parte alimentada por una sensación de marginación política y económica entre los jóvenes.

Desde que prestó juramento, el ex teniente coronel del Ejército ha adoptado un tono conciliatorio y subrayado la necesidad de fomentar la unidad étnica. De hecho, desde el pasado mes de enero el Gobierno ha liberado a miles de prisioneros que incluyen disidentes y periodistas en un intento por calmar el descontento.

Contador