Nuevo toque de queda en la Cachemira india

Actualizado 12/09/2010 13:47:23 CET

SRINAGAR (INDIA), 12 Sep. (Reuters/EP) -

India ha desplegado miles de efectivos de seguridad y ha impuesto un toque de queda indefinido en la capital de verano y otras grandes ciudades de Cachemira, un día después de que varios edificios públicos fueran incendiados durante las protestas contra Nueva Delhi, informaron funcionarios indios.

El Gobierno sigue enfrentándose a las mayores manifestaciones separatistas de los últimos dos años en Cachemira, desatadas por la muerte de un estudiante de 17 años a manos de la Policía el pasado junio. Un total de 70 personas han muerto durante las protestas, la mayoría por disparos de la Policía contra los manifestantes.

Soldado equipados con rifles de asalto patrullaban las calles desiertas de Srinagar, donde bloquearon las vías con alambre de espino y barricadas de hierro. Srinagar es el epicentro de la insurgencia, en el que decenas de miles de personas han muerto durante las últimas dos décadas de violencia.

El primer ministro del estado Jammu y Cachemira, Omar Abdulá, dijo en declaraciones a la televisión NDTV que los nuevos episodios de violencia registrados en la Cachemira india, de mayoría musulmana, suponen un revés para la nueva iniciativa de paz anunciada por el Gobierno indio.

"Estas protestas crean problemas para todos los demás", mencionó Abdulá. "¿Cómo se puede dar ese paso adelante si la violencia continúa?", dijo.

La Policía ha acusado al principal líder separatista de la región, Mirwaiz Umar Farooq, de instigar la violencia y los incendios, pero éste lo niega.

Tras las oraciones que marcan el final del Ramadán, decenas de miles de personas participaron en una marcha por Srinagar y prendieron fuego a edificios gubernamentales y de la Policía el sábado. Farooq lideró la manifestación principal.

Las muertes de civiles han alimentado la rabia en la Cachemira india, donde existe un profundo sentimiento contra Nueva Delhi. Grupos defensores de Derechos Humanos argumentan que el Acta sobre los Poderes Especiales de las Fuerzas Armadas, que da a las fuerzas de seguridad amplios poderes para disparar, detener y perseguir, en el marcho de la lucha contra la insurgencia separatista, ha crispado más a la población.

El Partido del Congreso, al frente del Gobierno federal, está considerando una relajación parcial de la norma en la región cachemir como parte de una iniciativa de paz, la cual está previsto se presente en los próximos días. Sin embargo, de momento no existe consenso sobre la cuestión, según los medios locales.

"No queremos paz, no queremos la paz de un cementerio", manifestó Farooq en un comunicado. "Queremos una solución a la disputa cachemir y eso acabará con todos los problemas", añadió.

La paz en Cachemira es crucial para mejorar las relaciones entre India y Pakistán, que están intentando retomar las negociaciones de paz interrumpidas después de que India responsabilizara a milicianos establecidos en Pakistán de los atentados de 2008 en Bombay.