Nuevos deslizamientos por las réplicas tras el terremoto de la semana pasada, que dejó cien muertos

Los residentes utilizan palas para encontrar víctimas mortales
REUTERS / SOCIAL MEDIA - Archivo
Publicado 09/03/2018 17:36:24CET

MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

Papúa Nueva Guinea ha sido escenario de nuevos deslizamientos de tierra en las últimas horas a causa de las réplicas registradas tras el terremoto de la semana pasada, que dejó al menos cien muertos, según el último balance oficial.

El seísmo, de magnitud 7,5 en la escala abierta de Richter, tuvo lugar el 26 de febrero en la zona montañosa de Southern Highlands, mientras que este jueves se registró otro de magnitud 7 en la costa este del país, en medio de los esfuerzos de las autoridades por localizar a los desaparecidos y rescatar a los heridos de las zonas afectadas.

El primer ministro del país, Peter O'Neill, elevó el miércoles a cien los muertos y subrayó que "no habrá una solución rápida", al tiempo que adelantó que "serán necesarios meses y años para que los daños de este desastre sean reparados".

"La entrega de agua limpia, comida y cobijo sigue siendo nuestra prioridad, igual que la restauración de otros servicios esenciales como la electricidad y la comunicaciones", agregó.

Las declaraciones de O'Neill llegaron después de que realizara una visita a la zona afectada y se reuniera con miembros de los equipos de rescate. Tras la misma, indicó que el terremoto "ha dejado muchos desaparecidos y miles de heridos".

"El daño social a nuestras comunidades es enorme, y este terremoto será fuente de tristeza y pesar para las próximas generaciones", apuntó, antes de advertir de que "es probable que las réplicas continúen y causen más daños".

El Gobierno de Papúa Nueva Guinea declaró el 2 de marzo el estado de emergencia en varias provincias afectadas por el terremoto. O'Neill indicó que el Ejecutivo además aprobó destinar 450 millones de kinas (alrededor de 113 millones de euros) para los trabajos de ayuda y recuperación.