Obama y Clinton de dirigen a los trabajadores en la víspera de las elecciones en Indiana y Carolina del Norte

Reuters
Actualizado 06/05/2008 1:30:39 CET

GREENVILLE, 5 May. (Reuters/EP) -

Los candidatos presidenciales demócratas, Barack Obama y Hillary Clinton, orientaron hoy sus discursos en Indiana y Carolina del Norte, respectivamente, a buscar el voto de la clase trabajadora en la víspera de un importante enfrentamiento electoral en los dos estados.

Los senadores, enredados en una batalla por la nominación para la candidatura de su partido que ha dividido a los demócratas, comenzaron una larga jornada de campaña que les llevará a los dos estados en los que mañana se celebran primarias.

Clinton, senadora por Nueva York, reiteró sus críticas contra Obama por oponerse a su propuesta para quitar el impuesto sobre la gasolina en verano, la cual ha sido rechazada por Obama y muchos economistas por considerarla electoralista. Clinton ha utilizado este tema para destacar su apoyo a los trabajadores que tienen que hacer frente a unos precios históricos de la gasolina en una economía vacilante.

"El senador Obama no quiere hacer nada", dijo Clinton en un mitin en un instituto de Greenville, Carolina del Norte. "No nombráis un presidente para dar discursos. Nombráis un presidente para resolver problemas", declaró.

Por su parte, Obama, senador por Illinois, visitó a primera hora de la mañana el lugar de unas obras en Evansville, Indiana, donde habló con los trabajadores sobre el empleo y el coste de la gasolina. Durante una aparición en el programa 'Today' de la cadena de televisión NBC, dijo que la retirada del impuesto de la gasolina es una medida fraudulenta para un problema real.

"No hay un solo economista o editorial que haya leído que diga que es una buena idea, y la razón es porque no es honesta con el pueblo americano", afirmó Obama. "La gente no necesita una ayuda simbólica, necesita una ayuda real", añadió.

Los estados de Indiana y Carolina del Norte, que entre los dos aportarán 187 delegados a la Convención Nacional Demócrata de la que saldrá el candidato en agosto, son los mayores premios que quedan por disputar en la carrera demócrata. Después, sólo quedarán otras seis pruebas.

Obama saca ventaja a Clinton en la batalla por los 2.025 delegados que son necesarios para conseguir la nominación demócrata para enfrentarse al candidato republicano, John McCain, en las elecciones presidenciales de noviembre.

La jornada electoral terminará a las 21.00 hora peninsular española en Indiana y a las 21.30 hora peninsular española en Carolina del Norte, y poco después se conocerán los resultados.

BATALLA ESTADO POR ESTADO

La victoria de Obama en ambos estados acabará efectivamente con las posibilidades de Clinton para alcanzarle en número de delegados o votos populares recabados en la batalla estado por estado. Pero si Clinton gana en los dos estados surgirán las dudas sobre la elegibilidad de Obama y prolongará la mala racha marcada por el gran fracaso en Pensilvania y sus relaciones con su controvertido ex pastor, Jeremiah Wright.

Obama lidera los sondeos en Carolina del Norte, aunque la que una vez era una ventaja de dos dígitos sobre Clinton se ha visto reducida a cifras de un solo dígito. Los dos candidatos están muy igualados en Indiana, donde la mayoría de los sondeos muestran una ligera ventaja de Clinton.

Ningún candidato contará con el suficiente número de delegados antes de que terminen las primarias el 3 de junio para proclamar su nominación, dejando la decisión a los aproximadamente 800 superdelegados que son libres de respaldar a cualquier candidato.

Unos resultados divididos en las primarias de mañana dejarán la carrera presidencial prácticamente en el mismo estado en el que está, con los aspirantes a la presidencia intentando convencer a los superdelegados de que cada uno de ellos es el mejor demócrata para vencer a McCain.

En este sentido, Clinton, en una aparición en el programa 'Today' de la cadena de televisión NBC, esquivó las preguntas sobre cómo actuará en el caso de que no alcance a Obama en el número de delegados para la convención. "Éstas han sido unas elecciones muy dinámicas. Cambian de una semana a otra. Pero me siento bien por las propuestas que estoy planteando a los americanos y la respuesta que estoy obteniendo", manifestó.

Obama hizo una visita matutina a un sindicato en Indiana donde tomó un desayuno con huevos revueltos, salchichas y galletas. Mientras, habló en tono optimista sobre sus perspectivas en el estado. "Creo que nuestras posibilidades son buenas. Hemos tenido una gran semana de campaña y quiero desesperadamente cada voto", agregó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies