Obama confirma que permitirá a las familias de secuestrados pagar los rescates

Publicado 24/06/2015 20:50:39CET

WASHINGTON, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha confirmado el cambio en la política sobre rehenes con el objetivo de permitir a las familias con miembros secuestrados que paguen el rescate a sus secuestradores sin temor a ser procesados por las autoridades norteamericanas.

"Estas familias ya han sufrido lo suficiente, no deberían sentirse nunca ignoradas o víctimas de su propio Gobierno", ha afirmado el mandatario estadounidense en una rueda de prensa en la que ha confirmado el viraje en la política sobre rehenes y la apertura de un centro de recuperación de rehenes.

"Ninguna familia de un rehén estadounidense ha sido procesada nunca por pagar un rescate a cambio de la liberación de sus seres queridos. La última cosa que deberíamos hacer es añadir dolor a familias amenazadas", ha asegurado.

Obama ha contado que las familias de algunos de los 80 estadounidenses que han sido secuestrados en todo el mundo desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 le han transmitido que se sienten "frustradas" por la actitud del Gobierno, que se ven "perdidas" en medio de la burocracia y que se han sentido amenazadas cuando han sopesado "determinadas opciones" para traer de vuelta a los suyos, en referencia a la posibilidad de pagar un rescate.

El presidente ha hecho hincapié en que el cambio de la política no implica que el Gobierno vaya a pagar rescates o a negociar con terroristas, según informa la cadena de televisión ABC.

En una reunión mantenida con Obama, uno de los padres de un rehén le preguntó qué haría él si hubieran secuestrado a una de sus hijas y Obama le respondió que él estudiaría todas las opciones, según ha explicado una persona que estuvo en ese encuentro.

Una fuente gubernamental ha señalado que el cambio de la política del Gobierno se limita a una "modificación del comportamiento" para respaldar a las familias de los secuestrados. Responsables gubernamentales han reconocido a la cadena ABC que este cambio de la política viene como respuesta a las críticas recibidas tras la ejecución del periodista estadounidense James Foley.

Foley murió decapitado por milicianos de Estado Islámico que posteriormente difundieron un vídeo con su ejecución en agosto de 2014. Posteriormente, el grupo terrorista mató al periodista norteamericano Steven Sotloff y al cooperante Peter 'Abdul-Rahman' Kassig.

Obama ha afirmado que el cambio en la política sobre rehenes garantizará a las familias de los secuestrados que el Gobierno no les "abandonará". "Les apoyaremos", ha asegurado. "Estoy dejando claro a estas familias que serán tratadas como aliados de confianza. Estamos todos en el mismo equipo", ha subrayado.

UNIDAD ESPECIAL PARA SECUESTROS

En virtud de la nueva política, el Gobierno podría facilitar las comunicaciones entre las familias y los secuestradores y creará una oficina que ayudará a los familiares de los rehenes. La oficina estará ubicada en la sede del FBI y será gestionada por un alto cargo de este cuerpo policial.

"La Célula Conjunta de Recuperación de Rehenes mejorará el modo en que el Gobierno gestiona los planes de recuperación de secuestrados, realiza el seguimiento de casos específicos, aporta información a las familias y proporciona información al Congreso y a la prensa", según ha explicado la Casa Blanca.

Además de esta nueva unidad, el Gobierno creará el denominado Grupo de Respuesta ante Rehenes y nombrará un enviado especial del presidente para asuntos relacionados con secuestrados, además de un equipo de contacto con los familiares, para reforzar la comunicación con este colectivo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies