Obama recibe en la Casa Blanca al primer ministro de Japón y promete "reforzar la amistad"

Actualizado 24/02/2009 22:01:27 CET

WASHINGTON, 24 Feb. (Reuters/EP) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibió hoy en la Casa Blanca al primer ministro de Japón, Taro Aso, a quien prometió que cuidará la sólida alianza entre Washington y Tokio, refiriéndose a ella como la "piedra angular de la seguridad en el este de Asia".

"La amistad entre Estados Unidos y Japón es extraordinariamente importante para nuestro país", afirmó Obama. "Es una (amistad) que mi Administración quiere reforzar", añadió el presidente, que durante su conversación con Aso abordó temas como la crisis financiera global, Corea del Norte y Afganistán.

Con solo un mes en el cargo, Obama otorgó a Aso el honor de ser el primer líder internacional en visitar la Casa Blanca, a pesar de la incertidumbre en su país sobre que logre terminar su mandato como primer ministro.

Después de una serie de errores de su gobierno, algunos miembros de su propio partido, el Liberal Democrático, han pedido la destitución de Aso y una encuesta publicada la semana pasada indicó que cuatro de cada cinco votantes japoneses quieren que dimita.

La reunión tuvo lugar horas antes de que Obama pronuncie un importante discurso televisado, en el cual comentará el nuevo plan de estímulo económico valorado en 787.000 millones de dólares y otros esfuerzos para rescatar la economía estadounidense.

"Japón ha sido un gran socio en temas que oscilan desde el cambio climático hasta Afganistán. Vamos a tener una sesión muy ajetreada", dijo Obama en declaraciones a los periodistas. Por su parte, Aso expresó que se sentía "muy honrado" por la invitación y aseguró que ambos países "trabajarán juntos mano a mano" en cuestiones como la crisis económica.

Tokio fue la primera parada de la gira que la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, hizo por Asia la semana pasada. Clinton transmitió su preocupación por una posible lucha de poder en Pyongyang y dijo que la situación en la nación comunista aumenta la urgencia de poner fin al programa nuclear norcoreano.

Este mismo día, Corea del Norte anunció que estaba preparaba para lanzar un satélite en uno de sus cohetes, lo que según los analistas se trata realmente de una prueba de lanzamiento de un misil de largo alcance diseñado para un posible ataque contra Estados Unidos.