La ofensiva sobre el oeste de Mosul deja ya más de 400.000 desplazados

Iraquíes desplazados por la ofensiva sobre Mosul
DANISH SIDDIQUI/REUTERS
Publicado 09/05/2017 11:33:50CET

MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS) -

La ofensiva para arrebatar el oeste de Mosul al grupo terrorista Estado Islámico ha dejado ya más de 400.000 desplazados, mientras que se estima que unas 360.000 personas permanecen en el interior de esta ciudad del norte de Irak, según el último balance publicado por el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Desde que comenzó la operación el pasado 19 de febrero y hasta el 7 de mayo, un total de 434.775 personas habían abandonado el oeste de la ciudad, de acuerdo con datos de las autoridades iraquíes, si bien solo 403.490 siguen desplazados, ya que algunos han conseguido regresar a las zonas liberadas.

En total, desde que las fuerzas iraquíes con apoyo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos lanzaron el 17 de octubre de 2016 la operación para recuperar Mosul, en manos de Estado Islámico desde junio de 2014, más de 610.000 personas han tenido que abandonar sus hogares.

Actualmente, según ACNUR, se estima que en el interior de la ciudad todavía hay unos 360.000 civiles. Tras la intensificación de los combates el pasado 4 de mayo en el noroeste, casi 11.000 personas pasaron por el punto de control de Hammam al Alil en los tres días siguientes, de acuerdo con el Gobierno.

Según ha explicado la agencia de la ONU, la construcción de campamentos y la ampliación de los ya existentes se está acelerando para atender las necesidades humanitarias de quienes huyen del oeste de Mosul. Actualmente, unos 325.000 desplazados se encuentran en campamentos y centros de emergencia, mientras que el resto están en comunidades de acogida o campamentos informales.

Una de las principales preocupaciones de las agencias humanitarias es la falta de agua, tanto dentro de la ciudad de Mosul como en los campos para desplazados. En el este de Mosul, liberado por las fuerzas iraquíes hace meses, sigue siendo necesario el uso de camiones cisterna para repartir 1,3 millones de litros de agua al día, mientras que en el campo de Hammam al Alil 1 también se usa esta vía y agua embotellada.

Las agencias especializadas en salud han advertido de que el acceso limitado a agua potable para las personas que se encuentran dentro y fuera de los campamentos supone un riesgo de que se produzcan brotes de enfermedades como diarrea acuosa aguda, de ahí el que ofrecer atención sanitaria básica a las personas afectadas en las nuevas zonas accesibles sea una prioridad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies