La OIC apoya a Afganistán en sus intentos por lograr la paz y dice que vía militar "no es el camino"

Ashraf Ghani
OMAR SOBHANI/REUTERS - Archivo
Publicado 10/07/2018 23:50:45CET

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI), Yusef al Ozaimin, ha expresado este martes su apoyo a Afganistán en sus intentos por lograr la paz, en el marco de una conferencia celebrada en Arabia Saudí.

En el evento, en el que participan más de un centenar de ulemas y que tiene como objetivo abordar vías para lograr la paz en el país centroasiático, Al Ozaimin ha resaltado que "Afganistán ha atravesado circunstancias difíciles".

"La operación militar no es el camino de salida para la guerra en Afganistán", ha dicho, antes de recalcar que "la OCI está preparada para cooperar con Afganistán para lograr la paz", según ha informado la cadena de televisión afgana Tolo TV.

Por su parte, el ministro saudí para Asuntos Islámicos, Abdulatif al Asheij, ha ofrecido el apoyo de Riad a Kabul y ha manifestado que el país "fue y sigue siendo el mejor apoyo para sus hermanos en el mundo islámico", tal y como ha recogido la cadena saudí Al Ejbariya.

Los talibán publicaron un comunicado el lunes para pedir a las autoridades saudíes "que no se sitúen del lado de los invasores estadounidenses en esta lucha entre el Islam y los no creyentes".

"Nuestra nación, debido a la hermandad islámica, espera que el Gobierno saudí ayude y apoye a nuestra débil nación en estos momentos difíciles, como lo hizo en la yihad contra la Unión Soviética", apuntaron, antes de dar las gracias a Riad por su apoyo en dicha guerra.

En este sentido, sostuvieron que "la yihad contra las fuerzas invasoras estadounidenses es una lucha defensiva contra una invasión de infieles, lo que es obligatorio desde el punto de vista islámico".

Así, argumentaron que "la yihad actual en Afganistán no es una batalla entre afganos ni entre musulmanes" y recordaron que "esta guerra arrancó hace 17 años cuando los estadounidenses invadieron Afganistán usando fuerzas aéreas y terrestres".

"Los que apoyan a los invasores estadounidenses en Afganistán y lucha contra su religión, país y valores nacionales (...) no pueden cambiar la naturaleza de la disputa", añadieron, al tiempo que reiteraron que el Emirato de Afganistán --nombre del país durate el régimen talibán-- "no es un grupo rebelde o terrorista".

Por ello, dijeron que "el Emirato Islámico cuenta con raíces profundas en esta nación" y agregaron que "en la actualidad controlan totalmente el 70 por ciento de la geografía de Afganistán". "Nuestro objetivo es un sistema islámico independiente acorde con el deseo de la nación afgana", remacharon.

LOS TALIBÁN RECHAZAN UN DIÁLOGO CON KABUL

Los talibán negaron el viernes que estén dispuestos a iniciar un proceso de conversaciones de paz con las autoridades y recalcaron que las afirmaciones en este sentido por parte del Gobierno son "propaganda".

El portavoz del grupo, Zabihulá Muyahid, manifestó en un comunicado que el Ejecutivo y funcionarios provinciales y del Alto Consejo para la Paz (HPC) han difundido "rumores falsos" para "engañar" a la población.

Así, manifestó que los insurgentes no tienen un programa para iniciar conversaciones de paz, al tiempo que reiteró que la presencia de tropas estadounidenses en el país es "la madre de todos los problemas", según informó la agencia afgana de noticias Pajhwok.

Las palabras de Muyahid llegaron después de que el secretario del HPC, Akram Jpaluak, afirmara que los talibán estarían dispuestos a iniciar conversaciones "en un futuro próximo".

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, volvió a pedir a finale sde junio a los talibán que se sumen a un proceso de conversaciones de paz y recalcó que las demandas "lógicas" que formule el grupo serán aceptadas.

Ghani reiteró además que está dispuesto a reunirse con los talibán en cualquier lugar del país, una oferta que extendió a mediados de junio al líder del grupo, el mulá Hebatulá Ajundzada, que no ha respondido a la oferta.

El presidente resaltó el 19 de junio que el Gobierno está preparado para anunciar un alto el fuego de un año si los talibán responden de forma positiva a la tregua proclamada recientemente.

Los talibán rechazaron a mediados de abril el llamamiento del mandatario para que el grupo participe en las próximas elecciones parlamentarias y locales y pidieron boicotear los comicios. Días después anunciaron el inicio de su 'ofensiva de primavera'.

En junio, el líder de los talibán recalcó que el grupo continuará su lucha contra las tropas internacionales y ha vuelto a pedir a Estados Unidos que participe en un proceso de conversaciones directas.

En su comunicado, el mulá Ajundzada indicó que la solución al conflicto es que las "fuerzas de ocupación" abandonen el país para que "eche raíces" un gobierno "independiente, islámico y afgano".

"Si las autoridades estadounidenses creen verdaderamente en un final pacífico para el enredo afgano, deben presentarse en la mesa de negociación", añadió Ajunzada, que pronosticó "un futuro brillante" con "paz y prosperidad" una vez se haya pasado página al actual escenario.