La OIM rehabilitará cientos de hogares en Irak ante el regreso de miles de desplazados

Escombros de una vivienda en el sur de Mosul, Irak.
KHALID AL MOUSILY / REUTERS
Publicado 24/02/2017 18:24:44CET

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El regreso de miles de iraquíes a sus viviendas tras meses de desplazamiento interno ha puesto en alerta a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que ha desarrollado un plan para rehabilitar y reconstruir al menos 600 hogares afectados por el aumento de la violencia en el país.

El proyecto, que se inicio en diciembre de 2016 y cuenta con el apoyo de la Oficina de Desastres en el Extranjero de Estados Unidos (OFDA, por sus siglas en inglés), se centra fundamentalmente en las viviendas de Salá al Din y Diyala, donde al menos el 40 por ciento de las viviendas han sido rehabilitadas por completo.

La OIM ha indicado que los iraquíes desplazados que regresan a sus hogares se enfrentan a un gran número de desafíos, entre los que se encuentra la destrucción de las infraestructuras, especialmente de las propiedades. El acceso a los servicios básicos, como la sanidad, los alimentos y el agua potable, continúa siendo una de las principales preocupaciones de la organización.

Debido a las dificultades y el coste de trasladarse de un lugar a otro, los iraquíes que regresan no pueden permitirse reconstruir o reparar las viviendas, que han sufrido graves daños estructurales debido a la violencia.

La OIM, que ha señalado que al menos 2.800 personas se verán beneficiadas, ha manifestado que esto permitirá a cerca de 600 familias volver de forma segura a sus casas este año. La agencia de la ONU analiza la situación de las familias en el marco de un proceso de selección basado en la vulnerabilidad y el estado de las viviendas.

DESPLAZAMIENTO INTERNO

"Antes de que tuviéramos que desplazarnos llevábamos una vida excelente y estable. Nuestra región era próspera gracias a la agricultura. Nuestra familia cultivaba trigo y sandía. Tuvimos que huir ante la aparición de grupos armados, que se enfrentaban al Ejército", ha aseverado Marwa, una mujer que tuvo que desplazarse junto a su familia desde Diyala en junio de 2014.

"Nos fuimos en un vehículo pequeño. Nos llevamos un poco de ropa, nuestros documentos de identidad, sábanas y comida para dos días", ha señalado. "Fuimos alquilando casas durante nuestro desplazamiento, pero nos vimos obligados a trasladarnos de una a otra. Vendimos el coche para poder comprar comida y ropa", ha afirmado Marwa.

"No fue hasta septiembre de 2016 cuando volvimos a sentirnos seguros para regresar a nuestra localidad. Vimos que nuestra casa había sido quemada, pero nos quedamos en ella aun así porque no teníamos más opciones", ha indicado.

El jefe de la misión de la OIM en Irak, Thomas Lothar Weiss, ha alertado de que, "a medida que regresan los desplazados, es necesario ampliar los fondos para cubrir sus necesidades y ofrecerles refugio". La primera fase del proyecto, que tuvo lugar a finales de 2016, benefició a cerca de 700 familias de Bagdad, Najaf y Kerbala, entre otras.

La OIM, que ofrece refugio en el país a unas 10.000 personas, estima que 3 millones de iraquíes continúan desplazándose para regresar a sus hogares lo antes posible. Según datos de la Matriz de Seguimiento de Desplazados de la agencia, al menos 1,5 millones de iraquíes han regresado durante los últimos tres años.

Más de 160.000 iraquíes continúan desplazándose como consecuencia de las operaciones militares puestas en marcha para recuperar la ciudad de Mosul, que se encontraba en manos del grupo terrorista Estado Islámico desde 2014. Desde octubre, 224.000 iraquíes han abandonado la urbe, de los cuales 62.000 han regresado a sus lugares de origen.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies