La OIM traslada a los refugiados sursudaneses a otro lugar de Etiopía ante una posible afluencia masiva

Publicado 05/05/2017 20:23:18CET

MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha iniciado este viernes el traslado de cientos de refugiados sursudaneses desde el campo cercano a la ciudad fronteriza de Pagak, en Gambella (Etiopía), al campo de Gore Shembola, en la región etíope de Benishangul Gumuz, a 853 kilómetros, previendo que la violencia y el hambre provoquen una nueva entrada masiva de sursudaneses en el país vecino.

Con los recientes enfrentamientos y la crisis alimentaria que agrava la situación humanitaria en Sudán del Sur, se espera que 30.000 refugiados crucen por el paso de Gambella en los próximos meses. Los campamentos de refugiados de la zona, una de las menos desarrolladas de Etiopía, se encuentran actualmente al máximo de su capacidad, con un número total de refugiados sursudaneses que supera a la población local.

La OIM, en colaboración con la Organización Gubernamental para la Administración de los Asuntos de Refugiados y Retornados (ARRA, por sus siglas en inglés) y con el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), ha realizado una evaluación de la ruta desde Pagak hasta el campo de refugiados de Gambella que garantice la seguridad en el traslado de los refugiados.

Antes de la reubicación, la OIM ha realizado exámenes médicos para asegurarse de que los refugiados están en condiciones de realizar el viaje, remitiendo a aquellos que presentan problemas médicos a los centros de salud locales. La OIM también ha trabajado en coordinación con la ONG Plan International para prestar apoyo psicosocial y garantizar la protección de menores no acompañados.

"El viaje a Pagak ha sido muy difícil. Hemos caminado seis días seguidos y mis hijos y yo solo hemos comido fruta silvestre", ha contado Nyakim, que con sus cuatro hijos forma parte de un primer grupo de 365 refugiados que ha partido rumbo a Gore Shembola.

Según ha informado el responsable de la operación, Anezier Ebrahim, "la OIM ha establecido dos estaciones, una en Metu (275 km desde el punto de entrada de Pagak) y la otra en Gimbi (a 310 km de Metu)". Allí se proporciona alojamiento, refugio y comida para los refugiados en tránsito desde el punto de entrada fronterizo hasta el campamento", ha indicado. La OIM también ha trabajado con organizaciones locales para proporcionar letrinas, duchas y agua.

"La asistencia en el transporte es una necesidad urgente para garantizar a los refugiados recién llegados el acceso a los servicios básicos en los campamentos", ha dicho Ebrahim, quien ha subrayado que la OIM seguirá ayudando en el traslado de los refugiados sursudaneses en Etiopía, que se prolongará meses, de acuerdo con sus cálculos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies