La OIT denuncia que las mujeres siguen optando a trabajos precarios y poco remunerados

Foto de archivo de un cartel de la campaña 'Me Too' en Seúl
REUTERS / KIM HONG-JI
Publicado 08/03/2018 11:09:45CET

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

La brecha de género que se da en la actualidad en el mercado de trabajo implica que las mujeres siguen teniendo acceso a menos puestos de trabajo, de menor calidad y menos remunerados, según el último estudio sobre tendencias de empleo femenino de la Organización Mundial del Trabajo (OIT), publicado este miércoles.

Si bien sí que se han registrado mejoras en las últimas dos décadas, "el acceso al mercado laboral y las condiciones de trabajo continúan siendo desiguales entre mujeres y hombres", ha señalado la OIT en un comunicado.

"Esto es muy preocupante porque quiere decir que se necesitan esfuerzos mucho más amplios para lograr reducciones significativas que verdaderamente puedan afectar de una forma positiva a las vidas, al día a día, de las mujeres en el mundo del trabajo", ha declarado la economista principal de la OIT, Verónica Escudero. Como, por ejemplo, promoviendo las políticas de protección a la maternidad, según ha puntualizado la OIT.

Además, "como las mujeres están sobrerrepresentadas en trabajos que son muchas veces de menos calidad, o en trabajos no remunerados, los cuales no tienen protección en términos de pensiones, cuando terminan sus días en el mercado laboral se encuentran en una situación con mayores probabilidades de pobreza, según Escudero.

La organización lo ha demostrado a base de datos: la tasa de participación de las mujeres en el mercado de trabajo es un 26 por ciento mayor que la de los hombres, pero la de desempleo femenino es del 6 por ciento, frente al 5,2 por ciento masculino.

Esto quiere decir que, por cada diez hombres, solo seis mujeres tienen trabajo. En algunas regiones, como en América Latina y el Caribe, se espera que aumente el número de mujeres sin trabajo en los próximos años, según ha recalcado Escudero.

Asimismo, según la investigación, las mujeres siguen teniendo el doble de probabilidades de realizar trabajo familiar no remunerado, aunque el número de mujeres que se dedican a ejercer como trabajadoras familiares auxiliares se ha reducido durante los últimos diez años, ha destacado Escudero.

Para la OIT, resulta fundamental aplicar medidas dirigidas a compensar las desigualdades de género y corregir las diferencias entre las pensiones de los hombres y las mujeres.