Oklahoma ejecuta al reo Charles Warner ocho meses después de la fallida inyección letal a Clayton Lockett

Actualizado 16/01/2015 6:12:46 CET

WASHINGTON, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El preso Charles Warner, acusado de violar y asesinar a un bebé de 11 meses de edad en 1997, ha sido ejecutado este jueves en Oklahoma, en el primer caso en el que se aplica la pena capital en este estado desde el pasado mes de abril de 2014, cuando un fallo al suministrar la inyección letal al reo Clayton Lockett provocó 43 minutos de temblores y jadeos antes de que falleciese por un paro cardiaco.

La ejecución se ha llevado a cabo a las 19.28 horas (hora local), después de que una Corte Suprema de Estados Unidos haya rechazado --con disparidad de opiniones entre los magistrados-- el bloqueo de la misma, al considerar que el sedante sería lo suficientemente fuerte como para hacer que el reo no sintiese el resto de medicamentos administrados hasta que se detuviesen sus pulmones y corazón.

La muerte de Lockett fue muy controvertida, abriendo de nuevo el debate sobre los medicamentos que no son aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), ya que según advirtieron sus abogados "podrían causar muertes innecesariamente dolorosas", lo que equivaldría a "un castigo cruel e inusual, en violación de la Constitución".

Una investigación estatal presentada meses después culpó de la terrible experiencia de Lockett a un incumplimiento por parte del personal penitenciario, ya que las drogas no se habrían administrado directamente en las venas del hombre. El estado ha cambiado sus procedimientos y ha aumentado la potencia del fármaco, según informa el diario estadounidense 'USA Today'.

Los abogados de Warner, de 47 años de edad, afirmaron que el fármaco 'midazolam' --usado en esta última ejecución-- no está aprobado por la FDA y, por lo tanto, los reclusos que reciben el fármaco "puede que no lleguen a alcanzar un estado de inconsciencia y podrían sufrir un fuerte dolor cuando se les administren el resto de los medicamentos".

OTRA EJECUCIÓN EN FLORIDA, CON RÉCORD

Este jueves ha tenido lugar otra ejecución en el estado de Florida, donde Johnny Shane Kormondy, de 42 años de edad, estaba a la espera de cumplir su condena a la pena capital por matar al banquero Gary McAdams durante un intento de robo en la casa de la víctima, donde también violó a su mujer. El trágico suceso tuvo lugar en 1993.

Esta ejecución es la número 21 desde que asumiese el cargo el gobernador Rick Scott, igualando la marca alcanzada por el exgobernador Jeb Bush durante su mandato. Bush ocupó el puesto durante ocho años, mientras que Scott está iniciando su segundo periodo al frente del gobierno estatal.

Los estados que mantienen la pena de muerte en Estados Unidos han empleado tres inyecciones letales diferentes durante las últimas décadas, pero las empresas farmacéuticas han dejado de vender esas drogas en los últimos años.

Algunos estados han recurrido a las farmacias de compuestos, que producen pequeñas cantidades de medicamentos con receta médica, lo que ha llevado a los abogados defensores a cuestionar la calidad de los medicamentos y si éstos pueden causar un dolor indebido durante la ejecución.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies