La OLP acusa a la embajadora de EEUU ante la ONU de liderar una "cruzada" contra Palestina

Nikki Haley
REUTERS
Publicado 06/07/2017 7:11:49CET

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

La miembro del comité ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) Hanan Ashrawi ha acusado este miércoles a la embajadora de Estados Unidos ante Naciones, Nikki Haley, de encabezar una "cruzada" contra Palestina en el organismo internacional.

"Históricamente, los funcionarios estadounidenses, incluso los más ardientes defensores de Israel, intentaron ocultar su sesgo con una máscara de lenguaje diplomático y equilibrado, si bien endebles", ha indicado en una carta, recogida por la Red Palestina de Noticias (PNN).

"Ahora parece haber un distanciamiento de esta práctica, evidente en la cruzada de una mujer contra Palestina y el pueblo palestino que encabeza la representante estadounidense ante la ONU", ha dicho.

Así, ha acusado a Haley de llevar a cabo "una campaña obsesiva de intimidación y amenazas", agregando que "no pierde una oportunidad para presionar a cualquiera que desafíe la impunidad de Israel y su continuado desprecio por el comportamiento civilizado".

"Su tono, lenguaje y postura es un eco de los del primer ministro de Israel (Benjamin) Netanyahu, el embajador israelí ante la ONU, Danny Danon, y las prioridades de (el empresario) Sheldon Adelson y los de su clase, más que de la política oficial estadounidense", ha apuntado.

Ashrawi ha señalado que "esta cruzada ha tenido como objetivo a la propia organización internacional, así como a personas e instituciones que buscan que Israel rinda cuentas por sus violaciones de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional", recordando que Haley "ha cuestionado la credibilidad del Consejo de Derechos Humanos de la ONU por su supuesto 'sesgo crónico contra Israel" y ha amenazado con retirar la financiación de Washington.

"Secuestrar a instituciones globales que tienen el mandato de proteger y promover nuestra humanidad compartida con ultimátums sobre la retirada de contribuciones económicas es la forma de política más cínica y la extorsión más flagrante", ha argüido.

Por ello, ha resaltado que "en lugar de lanzar una diatriba contra la ONU por llevar a cabo ao su mandato de proteger los Derechos Humanos y a las poblaciones vulnerables, Estados Unidos haría mejor si hiciera rendir cuentas a Israel por sus violaciones del Derecho Humanitario y por la injusticia de la ocupación israelí en su conjunto".

Ashrawi ha indicado que estas presiones ya provocaron en marzo que el secretario general de la ONU, António Guterres, retirara un informe "sobre la ocupación israelí y sus prácticas de Apartheid", destacando que "su ataque más reciente incluye una carta al secretario general de la ONU y a la directora general de la UNESCO pidiendo que suspendan la designación de los lugares religiosos de Hebrón como Patrimonio Mundial Palestino en Peligro".

Asimismo, ha criticado la decisión de Haley de boicotear el nombramiento del ex primer ministro palestino Salam Fayyad al frente de la Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL), que la embajadora estadounidense justificó como "negativo para los aliados (de Estados Unidos) en Israel".

"Mientras la Administración (del presidente estadounidense, Donald) Trump declara su intención de lograr el 'acuerdo final' (al conflicto palestino-israelí), su representante en la ONU parece seguir sus propias políticas y perseguir su propia agenda, en línea con su obsesión antipalestina y su apología de Israel".

"Si bien la ambición política personal puede ser un objetivo legítimo, el abuso de un cargo y la tergiversación de la justicia nunca pueden ser justificables", ha dicho.

Por ello, Ashrawi ha sostenido que "agravar la victimización del pueblo palestino e intimidar a las instituciones que deben defender sus derechos supone una violación de las normas y valores internacionales".

"Somos un pueblo que busca libertad, paz y justicia. Cualquier intento de negar las aspiraciones y negar los derechos de toda una nación que vive en cautividad y bajo ocupación es repugnante desde el punto de vista ético y moral", ha remachado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies