Las ONG elevan a más de 600 muertos y 159.000 desplazados el balance de la violencia en RCA

Actualizado 17/12/2013 22:41:40 CET

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

La violencia interreligiosa que sacude desde la semana pasada República Centroafricana y en especial su capital, Bangui, ha causado la muerte de más de 600 personas y ha provocado unos 159.000 desplazados, según un balance de Cruz Roja y del Consejo Danés para los Refugiados.

Este recuento, recogido por el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), cifra en al menos 450 los fallecidos en Bangui por los combates desatados entre miembros de la disuelta coalición rebelde Séléka --en su mayoría musulmanes-- y milicias cristianas y hombres armados leales al expresidente François Bozizé.

ACNUR ha alertado en un comunicado de que, con el paso de los días, la situación humanitaria no deja de empeorar. Un portavoz de la organización ha informado de que en el aeropuerto de la capital hay ya 38.000 personas que viven a la intemperie y sin letrinas ni instalaciones sanitarias básicas.

El director regional del Fondo de Naciones unidas para la Infancia (UNICEF) para África occidental y central, Manuel Fontaine, ha asegurado en otra nota que "en el aeropuerto hay familias con niños pequeños viviendo debajo de las alas de los aviones, expuestos al viento y a la lluvia".

Otras 12.000 personas han buscado refugio en la iglesia Saint Joseph Mukassa, que sólo tiene un punto de agua y donde la gente comienza a necesitar de forma "urgente" todo tipo de "ayuda básica". En el templo viven actualmente 460 personas que precisan de atención médica, de ellas 101 mujeres embarazadas, según ACNUR, que ha confirmado también el nacimiento de tres bebés.

La agencia ha pedido a las partes enfrentadas que "protejan a los civiles" y permitan el acceso de la ayuda humanitaria, toda vez que las organizaciones apenas han podido acceder a unas pocas miles de familias.

UNICEF ha fletado este viernes el mayor cargamento de ayuda humanitaria desde que se desató la violencia, con 77 toneladas de suministros vitales para repartir entre 37.500 personas. Sin embargo, "muchas personas desplazadas por la violencia aún no han recibido ayuda", como ha recordado Fontaine.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies