La ONU acusa a Israel de mantener a los gazacíes "encerrados en un gueto tóxico"

Niño palestino espera para viajar a Egipto en el paso de Rafá
REUTERS / IBRAHEEM ABU MUSTAFA
Actualizado 18/05/2018 12:05:30 CET

Zeid avisa de que el uso de la fuerza letal contra manifestantes puede constituir un crimen de guerra y reclama una investigación

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Husein, ha acusado al Gobierno de Israel de mantener a los 1,9 millones de gazacíes "encerradas en un gueto tóxico desde que nacen hasta que mueren" y le ha instado a cambiar sus actuales medidas de presión: "Terminad la ocupación y la mayor parte de la violencia y la inseguridad desaparecerá".

Zeid ha hecho recuento este viernes en Ginebra de la ola de protestas y represión que se registra en la frontera entre la Franja e Israel desde el 30 de marzo, fecha de inicio de la denominada 'Gran marcha del retorno'. Al menos 87 palestinos han muerto por la represión israelí, entre ellos 60 solo el 14 de mayo, y el número de heridos supera los 12.000, incluidos unos 3.500 con heridas de bala.

La del lunes fue la jornada más mortífera desde la ofensiva militar de 2014. "No fue una victoria mediática para Hamás, como dijo un alto cargo militar israelí, sino una tragedia para miles de familias", ha lamentado Zeid durante una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en la que ha acusado a las autoridades hebreas de intentar "minimizar" sus actos.

"Aunque algunos de los manifestantes arrojaron cócteles molotov, usaron tirachinas para lanzar piedras, volaron cometas incendiadas e intentaron cortar la valla entre Gaza e Israel, estas acciones por sí solas no constituyen una amenaza inminente para la vida o riesgos de graves heridas que pudiesen justificar el uso de fuerza letal", ha añadido.

De hecho, Zeid ha considerado que la "desproporcionada respuesta" israelí se hace evidente por el "drástico contraste" entre la cifra de víctimas a uno y otro lado de la frontera. En la parte israelí, ha recordado, solo ha resultado herido un militar, de carácter leve, tras recibir el impacto de una piedra.

El máximo responsable de Derechos Humanos de la ONU ha reclamado una investigación "internacional, independiente e imparcial" para que, por ejemplo, los responsables de posibles abusos rindan cuentas. Así, ha advertido de que el "uso ilegal de la fuerza" puede suponer un crimen de guerra susceptible de ser juzgado en instancias internacionales.

"¿En qué te conviertes cuando disparas a alguien desarmado y que no supone una amenaza? No eres valiente, no eres un héroe. Te has convertido en algo muy diferente", ha sentenciado.

Protestas en Gaza | Reuters

LOS MISMOS DERECHOS

"Los palestinos tienen exactamente los mismos Derechos Humanos que los israelíes. Tienen el mismo derecho a vivir seguros en sus casas, en libertad, con los servicios adecuados y esenciales y con oportunidades", ha reclamado Zeid en su discurso, en el que ha recalcado que Israel, como "potencia ocupante", tiene una serie de "obligaciones".

En este sentido, ha alertado de que "nadie está más seguro por los horribles acontecimientos de la última semana" y ha instado al Ejecutivo de Benjamin Netanyahu a revisar sus actuales medidas de presión contra los palestinos, incluidos los "castigos colectivos" que inflige de forma sistemática a toda la población por los posibles crímenes de personas concretas.

Los palestinos de Gaza, según Zeid, "están básicamente encerrados en un gueto tóxico desde el nacimiento hasta la muerte, privados de dignidad, deshumanizados por las autoridades israelíes hasta el punto de que parece que los militares ni siquiera consideran que estos hombres y mujeres tengan derechos, así como motivos, para manifestarse".

El Alto Comisionado ha avisado de la espiral viciosa de "miedo y odio" y ha instado a Israel a dar un primer paso en aras de la estabilidad de toda la zona. "Terminad la ocupación y la mayor parte de la violencia y la inseguridad desaparecerá".

CRÍTICAS DE ISRAEL

Israel ha aprovechado el foro de Ginebra para volver a justificar sus últimas actuaciones y, por boca de su embajadora, Aviva Raz Shechter, ha insistido en que los militares se limitaron a defender la frontera de los "terroristas" de Hamás, a los que ha acusado de servirse de la población civil como escudos humanos, según la agencia Reuters.

Para la embajadora, el debate de este viernes demuestra que el Consejo de Derechos Humanos ha recuperado "la peor forma de su obsesión contra Israel". "Esta sesión especial, la resolución y el llamamiento para establecer una comisión de investigación tienen motivaciones políticas y no cambiarán la situación sobre el terreno ni un ápice", ha zanjado.

Contador