La ONU alerta por la destrucción de asentamientos de desplazados en Somalia e insta a la protección

Somalíes desplazados por la sequía
REUTERS / ZOHRA BENSEMRA
Publicado 02/01/2018 11:14:39CET

MADRID, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

El coordinador humanitario de la Misión de Asistencia de Naciones Unidas para Somalia, Peter de Clercq, ha trasmitido su preocupación por la destrucción de los asentamientos de desplazados internos y de la infraestructura humanitaria en Banadir, región en la que se encuentra la capital del país, Mogadiscio, y ha instado a las partes a proteger y ayudar a los desplazados.

"Me entristece profundamente saber que se están produciendo desalojos, sin previo aviso, de desplazados internos en la región de Banadir", ha dicho Clercq, quien ha explicado que "algunas de estas personas desplazadas han recorrido largas distancias desde diferentes partes del país huyendo de la sequía y del conflicto".

Según Clercq, los días 29 y 30 de diciembre se destruyeron más de 23 asentamientos que albergaban a más de 4.000 hogares de desplazados. "Las propiedades personales y los medios de subsistencia se han perdido ya que a las personas no se les dio tiempo para recoger sus pertenencias antes de que comenzara la destrucción", ha denunciado Clercq. "Las familias, incluidos niños, mujeres y ancianos viven ahora en la calle", ha lamentado.

Clercq ha informado de que, además de comprometerse con las autoridades para garantizar una solución para los nuevos desplazados, los agentes humanitarios están movilizando recursos para proporcionar asistencia a las personas afectadas.

"Estoy preocupado por la destrucción sin sentido de las instalaciones humanitarias y de desarrollo, incluidas escuelas, letrinas y fuentes de agua, puntos de saneamiento, albergues y otras infraestructuras que se han construido gracias a los donantes", ha denunciado Clercq.

"Insto a todas las partes a proteger y ayudar a aquellas personas que han huido del conflicto y la sequía, que tanto han sufrido", ha declarado el coordinador de la ONU, quien ha asegurado que "los trabajadores humanitarios están listos para cooperar y apoyar a las autoridades en este sentido".

El presidente de Somalia, Hasán Sheij Mohamud, pidió en noviembre de 2017 ayuda humanitaria para aquellos que se han visto afectados por la sequía. Entre octubre y noviembre también lo hicieron las autoridades estatales de Jubalandia, Puntlandia, Somalilandia y Galmudug.

Además de la sequía, el aumento de desplazados relacionados con el conflicto y la retirada de las tropas internacionales provocaron nuevos desafíos en materia humanitaria. Más de dos millones de personas se han desplazado en Somalia, de los cuales un millón de nuevos desplazados, en 2017, necesitan asistencia humanitaria.

Las tasas de desnutrición están aumentando, alcanzado niveles de emergencia en algunos lugares. Las personas desplazadas carecen de acceso adecuado a alimentos, vivienda y servicios básicos, y se enfrentan a ataques, violencia, violaciones y explotación.