La ONU anuncia su Plan de Respuesta Conjunto para cubrir las "inmensas" necesidades de los refugiados rohingya

Niña rohingya en un campamento de refugiados de Bangladesh
REUTERS / MOHAMMAD PONIR HOSSAIN - Archivo
Publicado 16/03/2018 18:56:42CET

MADRID, 16 Mar. (EUROPAPRESS) -

La ONU ha anunciado este viernes en Ginebra su Plan de Respuesta Conjunto (JRP) para recaudar 951 millones de dólares (774 millones de euros) con los que cubrir las necesidades de casi 900.000 refugiados rohingya.

Esta respuesta humanitaria, que reúne a más de cien agencias de la ONU y ONG internacionales, quiere garantizar la seguridad de los refugiados y asegurar que los países de acogida dispongan de la ayuda necesaria para proteger y asistir a la comunidad rohingya.

"Estamos hablando de situaciones críticas en ambas partes, en las comunidades de Bangladesh que han abierto generosamente sus puertas y en la población refugiada que incluso antes de esta crisis estaba en riesgo", ha dicho el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi.

El JRP tiene como objetivo controlar las necesidades humanitarias inmediatas de los refugiados y los países de acogida, además de adoptar soluciones para la sostenibilidad medioambiental de la zona hasta finales de 2018.

"Las necesidades y vulnerabilidades de la población rohingya en Bangladesh son inmensas", ha señalado el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), William Swing.

"Desde luego que hay que agradecer la generosidad con la que ha sido financiada la respuesta (humanitaria). No olvidemos una cosa: el mayor donante de esta crisis es Bangladesh", ha puntualizado la Coordinadora Residente de la ONU, Mia Seppo.

Más de la mitad de la recaudación irá destinada a cubrir las necesidades vitales de los refugiados y proporcionará comida, agua e instalaciones higiénicas. La población rohingya necesita alrededor de 16 millones de litros de agua potable cada día y 12.200 toneladas de comida cada mes.

La huida desesperada de cientos de miles de miembros de la etnia rohingya de Birmania a Bangladesh ha generado unas necesidades humanitarias que a duras penas pueden contener las organizaciones que trabajan en la zona. Alrededor del 58 por ciento de los más de 650.000 refugiados que han cruzado la frontera desde finales de agosto son menores de edad, de los cuales la mitad sufren desnutrición.