La ONU carecía del poder suficiente para frenar el estallido de la guerra en Sudán del Sur

Niños soldado sursudaneses
UNICEF/MARINETTA PERU
Publicado 08/07/2016 22:21:16CET

NAIROBI, 8 Jul. (Reuters/EP) -

La misión de Naciones Unidas en Sudán no pudo evitar el estallido de la guerra en diciembre de 2013 porque, de acuerdo con declaraciones de la directora de la misión de paz, en ningún momento se llegó a pensar que las tensiones podrían desencadenar tal nivel de violencia y los esfuerzos de la misión fueron rechazados por los líderes sursudaneses del momento.

Hilde Jonhson, directora de la misión de paz de la ONU en Sudán del Sur entre 2011 y 2014, ha intervenido en un evento en la capital de Kenia, Nairobi, en el que ha hecho extensas declaraciones sobre el rol de la misión de la ONU durante las primeras fases de la guerra civil sursudanesa.

En diciembre de 2013, las fuerzas de seguridad de la ONU desplegadas en Sudán del Sur abrieron las puertas de sus bases militares a miles de civiles que huían de las matanzas étnicas. Las oleadas de violencia tuvieron lugar después de que el presidente sursudanés, Salva Kiir, declarase que su vicepresidente en aquel momento, Riek Machar, había tratado de expulsarle del poder.

"La velocidad, la escala y la gravedad de los episodios de violencia que se vivieron en diciembre de 2013 chocaron a todo el mundo, incluso a los propios líderes sursudaneses", ha declarado Johnson. "A pesar de que se habían desarrollado planes de emergencia, las grandes amenazas para la seguridad de los civiles siempre parecían estar en otro lugar. Nuestras tropas estaban desplegadas en el lugar equivocado", ha añadido.

La mayor parte de los 'cascos azules' se encontraban en el estado de Jonglei, en el norte del país, que ya había sido escenario de numerosos conflictos entre etnias tras la declaración de independencia de Sudán del Sur en 2011.

"Pedimos más recursos en términos de equipamiento militar, pero no nos los dieron porque lo que ocurría no era creíble. Tenemos que estar preparados no solamente para el peor escenario posible, sino para el peor escenario posible al cubo, y eso es una lección aprendida muy importante", ha apuntado Johnson durante una entrevista.

LA SITUACIÓN ERA "UN POLVORÍN"

La exdirectora de la misión de paz en Sudán del Sur vio cómo aumentaban las tensiones entre Kiir y Machar, pero sus esfuerzos de mediación entre ambas partes no tuvieron ningún éxito. "Yuba, la capital, era como un polvorín" ha dicho Johnson. "Era muy difícil intervenir directamente en los asuntos internos del partido", ha añadido.

Machar, un líder de la etnia nuer, intentó desafiar a Kiir, de etnia dinka, por el liderazgo del partido en el poder, Ejército Popular de Liberación de Sudán (SPLA). Kiir expulsó a Machar del Gobierno en julio de 2013, así como a la mitad de su Ejecutivo, para acabar con la oposición dentro de su propio Gobierno por los numerosos casos de corrupción. En diciembre de ese mismo año estalló el conflicto.

"La comunidad internacional y yo misma podríamos haber hecho mucho más", ha dicho Jonhson. "Pero dudo que hubiera supuesto una gran diferencia, porque no éramos conscientes del nivel al que podía llegar esa crisis", ha concluido la antigua directora de la misión de paz.

Los dos bandos beligerantes en la guerra civil firmaron un tratado de paz en agosto del año pasado. El conflicto ha dejado tras de sí más de 10.000 muertos y dos millones de desplazados internos. Más de 200.000 personas todavía se encuentran refugiadas en las bases militares de Naciones Unidas en el país.

Johnson se ha mostrado muy escéptica con el tratado de paz, en el que ambos bandos se han comprometido a unir sus fuerzas militares y apoyar a un tribunal para juzgar crímenes de guerra. "Un arreglo rápido entre las élites políticas no es la solución para Sudán del Sur. Las tiritas no curan las enfermedades graves", ha declarado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies