La ONU condena la última ola de violencia en México y denuncia la existencia de posibles violaciones de los DDHH

POLICÍA FEDERAL DE MÉXICO
REUTERS
Publicado 12/01/2018 4:44:45CET

MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha condenado este jueves los recientes actos de violencia registrados en Acapulco, en el sur de México, y ha denunciado que existen "elementos de convicción" sobre la vulneración de los derechos por parte de las fuerzas de seguridad.

El organismo, que ha condenado a su vez las agresiones que tuvieron lugar contra varios periodistas cuando éstos trataban de cubrir los hechos, ha instado al Gobierno mexicano a esclarecer por completo lo sucedido el 7 de enero en la comunidad de La Concepción, donde murieron once personas.

La ONU ha indicado en un comunicado que tras recabar una serie de informaciones ha hallado evidencias de la posible existencia de violaciones de los Derechos Humanos por parte de las fuerzas de seguridad durante el operativos, lo que resulta "profundamente preocupante".

"Se ha registrado información sobre la comisión de actos de tortura y malos tratos, falta de respeto por el derecho a la defensa, fabricación de pruebas en contra de algunas personas detenidas, allanamientos sin orden judicial y condiciones indignas de detención", señala el organismo en el documento.

En este sentido, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha denunciado las agresiones sufridas por las fuerzas de seguridad contra los periodistas, especialmente contra Bernardino Hernández, que tuvo que ser hospitalizado dada la gravedad de sus lesiones.

"Estos hechos no sólo constituyen un obstáculo a la libertad de expresión y al derecho de la ciudadanía a obtener información independiente y plural, sino también podrían representar un intento de ocultar o destruir evidencias de graves violaciones de los Derechos Humanos", recoge el comunicado.

El organismo de Naciones Unidas denuncia así "la preocupante inacción de las autoridades para garantizar la protección de los periodistas que fueron amenazados mientras cubrían hechos posteriores a los enfrentamientos en la misma comunidad".

En este sentido, la ONU ha realizado un llamamiento a las autoridades competentes para que garanticen que la labor periodística se pueda realizar "sin obstáculos y con seguridad".

Jan Jarab, representante del organismo ha instado a que "todas las muertes sean investigadas, incluso las que tuvieron lugar durante el operativo policial". "Únicamente una investigación, profesional, independiente, efectiva e imparcial podrá esclarecer los hechos y ofrecer justicia a las familias de las víctimas", ha afirmado.

Al menos once personas murieron el domingo en dos enfrentamientos entre civiles armados y policías comunitarios, por una parte, y entre policías comunitarios y miembros de las fuerzas de seguridad, por otra, en la localidad mexicana de Cacahuatepec, situada en los alrededores de Acapulco, en el estado de Guerrero (sur).

Alrededor de 30 policías comunitarios, autorizados por las autoridades para operar en la localidad, han sido arrestados durante la operación. La Procuraduría de Colima ha lanzado una operación en la zona para localizar y detener a los responsables del suceso.