La ONU dice que se necesitan al menos dos días seguidos de tregua para atender a los civiles de Alepo

Actualizado 10/08/2016 20:39:21 CET

NUEVA YORK, 10 Ago. (Reuters/EP) -

El subsecretario general para Asuntos Humanitarios y Respuesta de Emergencia de Naciones Unidas, Stephen O'Brien, ha celebrado la tregua de tres horas diarias anunciada por el Gobierno de Bashar al Assad, pero ha subrayado que se necesitan al menos dos días de alto el fuego para socorrer a la población civil de Alepo, en el norte de Siria.

"Siempre vamos a valorar cualquier oportunidad para entregar ayuda humanitaria pero cuando te ofrecen tres horas hay que preguntarse qué se puede hacer en esas tres horas ¿es para atender las necesidades o solo una pequeña parte de las necesidades?", ha planteado O'Brien.

Para el jefe de ayuda humanitaria de la ONU este tiempo es "claramente" insuficiente. "Para atender tales necesidades, necesitamos dos líneas (de suministro) y para eso necesitamos 48 horas", ha explicado.

O'Brien ya dijo pasado mes de julio que cualquier iniciativa humanitaria en Alepo requeriría al menos dos días porque la carretera de Castello estaba tan dañada que por ella solo pueden circular pequeños camiones.

El Ministerio de Defensa de Rusia ha anunciado este miércoles que, comenzando este 11 de agosto, entre las 10.00 y las 13.00 (hora local) habrá una tregua todos los días para permitir la entrega de ayuda humanitaria a la población civil de Alepo.

Sergei Rudskoi, portavoz ministerial, ha recordado además que los siete corredores humanitarios habilitados por las autoridades sirias estarán abiertos todo el día para facilitar la salida de los civiles y "de los combatientes que decidan entregar sus armas".

Alepo es uno de los principales escenario de la guerra por Siria. La ciudad está dividida entre los territorios controlados por la oposición, principalmente en el este, y los ocupados por el Gobierno, a lo que se suma la presencia de grupos terroristas.

Los últimos ataques sobre las carreteras que servían de vías de suministro a zonas rebeldes y gubernamentales han dejado a cerca de 300.000 civiles atrapados en Alepo. La ONU había pedido una "pausa humanitaria" para "permitir el acceso inmediato" de la ayuda.