La ONU exige a Malaui que deje de tratar a los homosexuales "peor que a perros"

El presidente de Malaui, Arthur Peter Mutharika
MIKE SEGAR / REUTERS
Publicado 22/01/2016 20:50:49CET

LONDRES, 22 Ene. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha exhortado a los políticos de Malaui a que dejen de tratar a la comunidad LGBTI "peor que a perros", al tiempo que ha considerado "alarmante" esta actitud.

El Alto Comisionado se ha referido al portavoz del Partido Popular --uno de los más importantes de Malaui--, Kenneth Msonda, que a principios de año escribió en su página de Facebook que los homosexuales "son peor que perros" y después se reiteró en declaraciones a la prensa.

Naciones Unidas ha criticado la "tolerancia" de las autoridades malauíes. "Estamos preocupados por que no se haya perseguido (judicialmente) porque este caso envía un mensaje peligroso, incitando a otros a matar a homosexuales", ha dicho.

"Es muy alarmante porque, esencialmente, la gente entenderá que puedes incitar a matar a alguien simplemente porque pertenece a un grupo particular", ha añadido el portavoz del Alto Comisionado, Rupert Colville, en declaraciones a la Fundación Thomson Reuters.

"En realidad es mucho más grave que la simple y horrible discriminación e incitación a odiar a los gays y las lesbianas porque socava el papel de la ley en general", ha recalcado Colville en una conversación telefónica.

Msonda estaba citado este viernes ante los tribunales pero no por una iniciativa pública, sino por la denuncia presentada por dos organizaciones de defensa de los Derechos Humanos por incitar, entre otras cosas, a vulnerar la ley.

La organización internacional ha recordado a Malaui que, conforme al Derecho Humanitario, tiene la responsabilidad de proteger a todos sus ciudadanos del odio y la violencia basados en orientaciones sexuales e identidad de género.

El pasado mes de mayo, Malaui aceptó las recomendaciones de Naciones Unidas para "tomar medidas efectivas" para proteger a la comunidad LGBTI de posibles ataques de odio.

La persecución contra los homosexuales ha crecido notoriamente en el África subsahariana. Los grupos de defensa de los derechos LGBTI han denunciado que en Malaui las relaciones sexuales entre hombres son un delito penado con 14 años de cárcel.