La ONU expresa su alarma por el aumento de víctimas civiles a causa del recrudecimiento de los combates en Yemen

Contador
Edificio destruido en Saná
REUTERS / KHALED ABDULLAH
Publicado 13/02/2018 6:33:55CET

MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha expresado este lunes su alarma a causa del aumento de las víctimas civiles provocado por el recrudecimiento de los combates en Yemen.

"El aumento de los enfrentamientos en la provincia de Taiz (suroeste) es de especial preocupación. Los civiles se encuentran bajo los ataques de todas las partes, ya que los huthis y fuerzas afiliadas llevan a cabo ataques con francotiradores y ataques indiscriminados con artillería y la coalición que encabeza Arabia Saudí sigue llevando a cabo bombardeos", ha indicado.

Así, ha resaltado que "para los civiles de la localidad de Taiz, el conflicto no sólo ha aumentado sino que se ha convertido en imposible escapar del mismo".

En su comunicado, ha detallado que entre el 1 y el 8 de febrero murieron 27 civiles y 76 resultaron heridos, un balance superior al doble de víctimas civiles registradas durante la semana anterior. Asimismo, ha advertido de que el número real de víctimas podría ser mayor.

En este sentido, ha apuntado que 51 de las víctimas civiles se debieron a ataques de los huthis, mientras que otras 48 fueron causadas por ataques de la coalición. Además, dos personas murieron en ataques ejecutados por aparatos no tripulados, en un caso por Al Qaeda.

Entre las víctimas figura Riham Badr al Dhubhani, una mujer que trabajaba como observadora de campo para la Comisión Nacional de Investigación en Yemen. "Lamentamos su muerte y la de miles de yemeníes cuya vida ha sido destruida por este conflicto", ha dicho Al Hussein.

La oficina de Al Hussein ha recalcado que durante el citado periodo de tiempo se han documentado además ataques indiscriminados y con francotiradores de los huthis en las líneas de frente en las provincias de Hodeida y Haja, así como bombardeos de la coalición contra zonas controladas por los rebeldes, incluida la capital, Saná.

Así, ocho civiles, entre ellos un niño, murieron y 32 resultaron heridos en un bombardeo contra el edificio del Ministerio del Interior en la localidad de Bani al Hariz, en la provincia de Amanar al Asimá.

"Las partes en conflicto están obligadas a tomar medidas constantes para evitar víctimas entre la población civil y respetar los principios de distinción, proporcionalidad y precaución", ha recordado Al Hussein.

"Les recuerdo que cualquier ataque directo e intencionado contra civiles o propiedades civiles está considerado como una grave violación del Derecho Humanitario", ha dicho, pidiendo que se adopten "todas las precauciones posibles para evitar o, cuanto menos, minimizar, el impacto de la violencia sobre los civiles".

Desde marzo de 2015, la oficina de Al Hussein ha documentado cerca de 6.000 civiles muertos y 9.500 heridos a causa del conflicto en Yemen.

El conflicto ha destrozado la inmensa mayoría de las infraestructuras de Yemen, por lo que gran parte de la población se ha quedado sin medios de vida y sufre inseguridad alimentaria.