La ONU y el Gobierno de Bangladesh inician el registro formal de los refugiados rohingyas

Niños refugiados rohingya en Cox's Bazaar
REUTERS / CLODAGH KILCOYNE
Publicado 27/06/2018 11:54:47CET

CAMPO DE REFUGIADOS DE NAYAPARA (BANGLADESH), 27 Jun. (Reuters/EP) -

Naciones Unidas y el Gobierno de Bangladesh han iniciado formalmente el registro de los más de 700.000 refugiados rohingyas que han llegado al país desde el pasado mes de agosto huyendo de la ola de represión en la vecina Birmania tras una ola de ataques milicianos.

El programa de registro conjunto del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y el Gobierno bangladeshí arrancó esta semana y busca crear una base de datos fiable de los refugiados que viven en la costa sur de Bangladesh, ha explicado Caroline Gluck, una representante de ACNUR.

Esos datos, que se espera que estén listos para noviembre, incluirán detalles como la familia y la fecha de nacimiento de los refugiados y serán compartidos con Birmania, ha indicado el comisionado de ayuda y repatriación de refugiados de Bangladesh, Abul Kalam. "Esto ayudará al proceso de repatriación", ha afirmado, subrayando que cualquier retorno debe ser seguro y voluntario.

Decenas de refugiados hacen fila en la oficina de ACNUR en el campo de Nayapara, cerca de la frontera birmana, donde se les toman sus huellas dactilares, se les escanea el iris y se les toma otra información.

A continuación, los refugiados reciben un carné blanco con el logo tanto de ACNUR como del Gobierno de Bangladesh en el que se constata que "esta persona debería estar protegida del retorno forzoso a un país en el que él/ella se enfrente a amenazas a su vida o libertad".

Además, se fija como país de origen de los refugiados Birmania. Las autoridades birmanas no reconocen a los rohingyas, una minoría musulmana, como ciudadanos ya que los consideran migrantes procedentes del vecino Bangladesh.

"Les he preguntado si están haciendo esto para enviarnos de vuelta a Birmania", cuenta Shamsul Alam, un refugiado, que ha preguntado a los funcionarios de la ONU que le han tomado los detalles. Estos le han dicho que aunque la información será compartida con Birmania, el programa no está encaminado a la repatriación sino que le facilitará conseguir alimentos y otra asistencia.

"Esto es importante para que los refugiados consigan acceso a servicios básicos", ha resaltado Gluck. "Las agencias humanitarias necesitan saber cuántas personas hay y requieren asistencia", ha añadido.

Los refugiados tienen muchas dudas sobre el programa, han indicado algunos responsables. Nur Hashim, otro refugiado, se pregunta por qué no se ha apuntado su identidad como rohingya. "Me dijeron que las tarjetas de registro como refugiado de ACNUR no mencionan la etnia en ninguna parte del mundo", afirma.

Birmania y Bangladesh alcanzaron un acuerdo en noviembre pasado en virtud del cual el primer país aceptaría el retorno de los refugiados rohingya tras verificar su identidad. Pero en marzo, Birmania dijo que había sido capaz de verificar los detalles de solo 374 refugiados de una lista de más de 8.000 nombres entregada or Bangladesh, porque la información estaba incompleta.

Las autoridades de Bangladesh han expresado sus dudas sobre la voluntad de Birmania de aceptar de vuelta en el país a los rohingya que huyeron de la región de Rajine desde agosto.

Contador